FIEL A LA CORONA

El plan de la reina Isabel en el cumpleaños del príncipe Andrés

La monarca se mantinene leal a la institución en uno de los momentos más críticos por los escándalos

reina Isabel
La reina Isabel en una imagen de archivo / Gtres

El deber por encima de cualquier cosa. Esta ha sido siempre la consigna de la reina Isabel, al menos en lo que respecta a su vida como soberana. Algo que ha mantenido en uno de los momentos más difíciles a los que ha tenido que enfrentarse en los últimos tiempos, la crisis que ha supuesto el escándalo en el que se ha visto implicado su hijo predilecto, el príncipe Andrés.

El pasado mes de noviembre, el duque de York emitía un comunicado en el que confirmaba su retirada de la vida oficial a raíz de su vinculación con el caso Epstein, después de las reacciones tras su polémica entrevista en televisión. Una situación a la que la reina Isabel no hacía ningún tipo de reacción, de hecho, por extraño que pueda parecer en un principio, la monarca mantenía su agenda oficial intacta cuando su hijo soltaba la ‘bomba’. Una fecha que además coincidía con su aniversario de bodas. Isabel II asistía a la entrega de un premio a David Attenborough y no hacía ningún tipo de comentario sobre su hijo a pesar de que el Duque acaparaba los titulares. De hecho, ni siquiera hacía mención a su aniversario de boda, que coincidía con la fatídica fecha.

Varios días después, la Reina era vista en los terrenos de Windsor montando a caballo junto al duque de York a quien, a pesar de haber retirado su apoyo público, en privado sigue siendo su hijo. Una situación que genera gran controversia no solo en el Reino Unido, sino en otras partes del mundo , y que tiene, por ahora, difícil solución.

Aunque la investigación sobre el caso Epstein sigue su curso y los rumores en torno al príncipe Andrés no han cejado, lo cierto es que el duque de York no se ha apartado del todo de la vida oficial. Así pudo comprobarse hace unos días cuando asistió junto a su exmujer , su hija mayor y el prometido de esta a una cena con el embajador chino en Londres, en la que además transmitió un mensaje de parte de la reina Isabel. Un detalle que no ha sentado bien a la opinión pública y que desde Buckingham se han apresurado ha asegurar que se trataba de una reunión privada.

Sin embargo, este encuentro evidencia que la Reina sigue dando a su tercer hijo un protagonismo especial pese a las circunstancias, aunque de cara a la agenda oficial no quiera hacer ningún tipo de concesión con él. De hecho, el duque de York cumplirá sesenta años el próximo día 19 y, tal como están las cosas, no habrá celebraciones por todo lo alto. Hace unos días, el Sunday Times confirmó que la Reina había cancelado la fiesta prevista por este especial aniversario, a la que iban a asistir varias organizaciones benéficas que guardaban una especial relación con el Duque y que ahora, como es lógico, están desvinculadas de él.

Aunque se desconoce si la Reina hará algún tipo de cena familiar, lo que sí sabemos es que no tiene previsto alterar su agenda. No es ningún secreto que para Isabel II el deber está por encima de cualquier cosa -mucho más en estas circunstancias- y como tal, el próximo día 19, la Reina participará en la inauguración de un nuevo complejo sanitario en Bloomsbury, Londres. Un evento más en su breve pero intensa agenda.

 

Lo último en Casa Real

Últimas noticias