¿Tenso o agradable?

Elena y Cristina de Borbón se reencuentran con su viejo amigo: Carlos García Revenga

García Revenga
García Revenga y las infantas, en el funeral del hermano del 'compiyogui' de Letizia / Fotomontaje LOOK
  • LOOK

Elena y Cristina de Borbón coinciden con Carlos García Revenga, quien fuera su secretario desde que prácticamente eran adolescentes

El funeral del hermano del ‘compiyogui’ de la reina Letizia ha dejado varias noticias paralelas. Una de ellas, el esperado reencuentro entre las infantas, Elena y Cristina, y Carlos García Revenga, el que fuera su secretario personal durante casi dos décadas. Los tres forman un triángulo sólido y que solo puso en jaque la decisión de Felipe VI de dejarle sin ocupación dentro de la Familia Real cuando accedió al trono.

Durante veinte años, la lealtad de García Revenga hacia las hijas del rey emérito -que fue quien le eligió para ayudar a sus hijas- ha sido incuestionable e infatigable. En 1993 entró a formar parte de la plantilla de Zarzuela con el objetivo de ayudar a la infanta Elena con sus tareas escolares y a la postre sería su profesor en el colegio de Santa María del Camino.

Carlos García Revenga
Carlos García Revenga, en el funeral del hermano del ‘compiyogui’ de Letizia / Gtres

Garcia Revenga fue el mejor ‘amigo’ y hombre de confianza de las infantas, pero el cambio de Rey le apartó totalmente. Fue despedido al tratarse de un trabajador eventual y al no formar parte del núcleo familiar: don Felipe, doña Letizia, sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía. Un varapalo que le dejó muy tocado anímicamente a sus 57 años.

No se lo pensó y demandó en la Magistratura de Trabajo a la Casa Real por despido improcedente pero perdió el juicio. Lo que no perdió fue su vínculo con las infantas. El propio García Revenga mostró su decepción durante la entrevista que concedió a Isabel Gemio en su programa ‘Te doy mi palabra’, de Onda Cero, en el año 2017: «El rey Juan Carlos me ha defraudado. Esperaba al menos un acercamiento, que me pasara la mano por el lomo, como se suele decir».

Infanta Elena, Carlos García Revenga
La complicidad de la Infanta Elena y Carlos García Revenga, en una imagen de archivo / Gtres

También contó cómo se fraguó su despido y lo injusto que le parecía: «Era un momento difícil. Pasó lo de Botsuana, pasaron muchas cosas y entonces el Rey abdica. Y tras la abdicación se separa lo que es la familia real y la familia del rey y deciden quitar la secretaría de las infantas […] Yo les dije que lo entendía, pero que me ayudaran a encontrar trabajo».

Otro escollo en el camino fue su involucración en el Caso Nóos. El juez Castro, máximo responsable de la instrucción, lo sentó en febrero del 2013 en el banquillo como imputado. Tras escuchar su versión, el magistrado consideró que estaba libre de delito alguno. Tampoco afectó a su estrecha relación con las infantas. Los tres han seguido viéndose en los últimos y han salido a cenar en más de una ocasión, una de ellas en julio de 2018, cuando disfrutaron de una velada en el restaurante italiano Forneria Ballaró, ubicado en la calle Santa Engracia número 90 de Madrid.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias