DE MADRE PROTECTORA A REINA AUSENTE

Doña Sofía cambia de tercio: Ya nada volverá a ser igual

La reina Sofía
La reina Sofía en un fotomontaje de LOOK

Ha pasado casi un mes desde que vimos a la reina doña Sofía por última vez. Fue en Santiago de Compostela, donde la madre de Felipe VI acudió para la inauguración de la fachada del Pórtico de la Gloria de la Seo Compostelana tras su proceso de restauración. Era la primera vez que la Emérita aparecía ante los medios tras el ingreso en prisión del que hasta entonces era su yerno favorito, Iñaki Urdangarin, y a quien había mostrado todo su apoyo de manera pública. Sin embargo, algo ha cambiado en los últimos meses en la vida de la que durante casi cuarenta años ha sido la consorte oficial de España.

A pesar de que doña Sofía siempre se ha caracterizado por cumplir de manera ejemplar con su papel -no en vano es hija, madre y hermana de reyes y sabe perfectamente cuál es el rol que le corresponde-, lo cierto es que a la Emérita le puede su sentimiento maternal. La esposa de don Juan Carlos siente una enorme debilidad por sus hijos y lo ha demostrado en numerosas ocasiones, especialmente durante todo el proceso del Caso Nóos. Aunque don Felipe y doña Letizia decidieron tomar distancia respecto al clan Urdangarin, doña Sofía se mantuvo firme en sus convicciones y no ha dudado en mantener su apoyo tanto a su hija, la infanta doña Cristina, como a su yerno y a sus nietos, algo en los que la infanta doña Elena ha seguido su ejemplo. Pero parece que en los últimos tiempos la situación ha cambiado.

Doña Sofía cambia de tercio: Ya nada volverá a ser igual
Doña Sofía en una imagen de archivo  (Gtres)

De madre protectora a reina ausente

El pasado mes de enero, el 50 cumpleaños de Iñaki Urdangarin supuso un cambio en la ‘hoja de ruta’ que hasta entonces se había seguido desde Zarzuela, al menos en lo referente a los Eméritos. Por primera vez, al menos que haya trascendido, don Juan Carlos viajaba a Ginebra y pasaba una fecha tan significativa en compañía de su yerno, quien se encontraba a la espera de la confirmación de su sentencia por el Tribunal Supremo. Era su último cumpleaños en libertad, como más adelante pudo confirmarse, y aunque nunca hubo testimonio gráfico de la visita del monarca, sí que lo hubo de doña Sofía. Sería su última visita a la ciudad del Leman.

Doña Sofía cambia de tercio: Ya nada volverá a ser igual
La reina Sofía en Ginebra / Gtres

Si hasta entonces el apoyo incondicional de la madre de Felipe VI al clan Urdangarin había sido una constante, algo debió pasar tras el cumpleaños del exduque de Palma, porque doña Sofía no ha vuelto a pisar la ciudad. De hecho, todas las alarmas saltaron cuando el día que la sentencia de Iñaki se hizo pública, la Emérita, en lugar de estar junto a su hija, prefirió almorzar en casa de doña Pilar, con quien nunca ha mantenido una relación más allá de lo cordial. Una situación que se agravó aún más cuando tras el ingreso en prisión del exdeportista, doña Sofía resultó ser la gran ausente en la graduación de Pablo Nicolás, que se celebró unos días después en uno de los hoteles más exclusivos de Ginebra y a la que asistió la infanta doña Elena, así como varios miembros de la familia Urdangarin.

Palma la espera impaciente

A pocos días de que empiece el mes de agosto, doña Sofía aún no ha llegado a Mallorca. Es la primera vez en muchos años que la Emérita no descansa en la isla desde mitad de mes y por ahora se desconoce cuándo hará su aparición. Las circunstancias este año no son las más propicias. La última vez que estuvo en Mallorca fue en Pascua, cuando tuvo lugar el ya famoso ‘rifirrafe’ entre las reinas que se convirtió en casi una cuestión de Estado. El verano podría haber sido la ocasión ideal para recuperar del todo la imagen de la Corona, que tras dicho incidente quedó un tanto ‘tocada’. Sin embargo, la reciente publicación de las conversaciones de Corinna han vuelto a poner en jaque a los Borbón y quizás la Emérita haya preferido mantenerse en un segundo plano.

reina sofia
Las reinas doña Sofía y doña Letizia / Gtres

Este fin de semana se espera la llegada de los Reyes y el lunes empiezan las regatas de la Copa del Rey, en las que la embarcación de don Juan Carlos está inscrita. Será entonces cuando por fin se revele la incógnita de si por fin los cuatro reyes coincidiran en la isla como ocurría antaño. Quienes no estarán este verano serán los niños de la infanta Cristina. Fuentes de toda solvencia han confirmado a LOOK que los nietos Urdangarin no pisarán Marivent este año, lo que reafirma aún más si cabe que las relaciones entre doña Sofía y su hija menor no atraviesan su mejor momento. ¿Será Bidart el destino escogido por la Exduquesa?

La infanta Elena asume el testigo

Desde que la Emérita se ‘retirase’ a un segundo plano y dejase de visitar a la infanta doña Cristina ha sido la infanta doña Elena quien ha asumido su rol en el núcleo familiar, sobre todo en lo que respecta a su apoyo a su hermana y a su padre. Doña Elena nunca ha dejado de mostrar su apoyo a la exduquesa de Palma, a pesar de que ella ha sido una de las más perjudicadas del escándalo del Caso Nóos, ya que en cierta medida también fue relegada a un segundo plano y solo participa de la agenda oficial cuando es estrictamente necesario. Sin embargo, la hija mayor de don Juan Carlos se ha convertido en uno de los grandes apoyos de doña Cristina y sus hijos.

La duquesa de Lugo no solo ha estado en numerosas ocasiones en Ginebra, sino que además ha visitado a Urdangarin en Brieva y no ha tenido reparos en dejarse fotografiar, algo que llama poderosamente la atención ya que hace apenas unos días, la hermana del Rey se encaró a unos paparazzi que intentaban fotografiarla cuando participaba en un concurso hípico justo después de que saliera a la luz la noticia de las cintas de Corinna.

Por ahora no se sabe si doña Elena  estará en Palma, pero dadas las circunstancias, todo apunta a que la hija mayor de los Eméritos tiene todas las papeletas para convertirse en el núcleo aglutinador del clan Borbón.

 

Últimas noticias