UN HECHO SIN PRECEDENTES

La reina Sofía da la espalda a doña Cristina y la deja sola en su momento más difícil

La reina Sofía y la infanta Cristina
La reina Sofía da la espalda a doña Cristina / Gtres

Una ausencia inesperada en uno de los días más importantes para el clan Urdangarin-Borbón. La reina doña Sofía no ha estado en la graduación de Pablo Nicolás, hijo mediano de la infanta doña Cristina, que se ha celebrado este fin de semana en Ginebra, en el hotel Four Seasons des Bergues, muy cerca de su casa. Tal como publica la revista ¡Hola! en exclusiva, la esposa de Iñaki Urdangarin no ha contado con el apoyo de su madre en el difícil momento que atraviesa, como tampoco pudo estar con ella el día que su marido entró en prisión. Algo está pasando entre madre e hija.

Sin embargo, doña Cristina no ha estado sola. Hasta Ginebra se han trasladado su suegra, Claire Liebaert y una de sus cuñadas, Ana Urdangarin, así como su hermana, la infanta doña Elena y su prima, Alexia de Grecia. Todas ellas han sido grandes apoyos para la hija menor de los Eméritos no solo ahora sino durante todos los años que ha durado el proceso ‘Nóos’.

infanta Cristina
El gesto de tristeza de la infanta Cristina es evidente / Gtres

Pese a que se trataba de un día aparentemente feliz, la sombra de la tragedia ha enturbiado la celebración. En las imágenes publicadas por ¡Hola! vemos a una doña Cristina triste, cabizbaja, que no se quita las gafas de sol, quizás también incapaz de dejar de pensar en la situación de su marido, que desde hace una semana permanece aislado en la prisión de Brieva (Ávila) y sobre todo, sin el apoyo de sus padres, que no la han acompañado en un día tan significativo.

Un hecho insólito

Es la primera vez que la reina Sofía ‘se desmarca’ de su hija menor. Durante los largos años que ha durado el proceso ‘Nóos’, la Emérita ha sido uno de los grandes apoyos de la Infanta, anteponiendo su papel de madre a su deber de reina, lo que le ha ocasionado no pocos disgustos. Mientras que don Juan Carlos ha preferido mantenerse un poco más al margen, a doña Sofía no le ha importado que la fotografiasen con su hija, su yerno y sus nietos e incluso visitando de manera asidua su residencia en Ginebra. Para muchos, la actitud de la Emérita podría haber resultado un tanto ‘imprudente’, pero ella ha sido madre antes que reina y así lo ha querido hacer notar. Quienes sí han marcado las distancias desde el primer momento han sido don Felipe y doña Letizia, que han trazado una férrea línea respecto a los Urdangarin, una separación que abarca lo familiar y lo institucional, sin distinciones.

La reina Sofía
La reina Sofía, sonriente tras visitar la residencia de su hija e Iñaki Urdangarin en Ginebra / Gtres

El comportamiento general de doña Sofía en los últimos años ha provocado que su actitud el día del ingreso en prisión de su yerno haga saltar todas las alarmas. Ese día, doña Cristina se quedó sola. Su hermana comió con don Juan Carlos y después asistió a un acto oficial. Mientras tanto, doña Sofía estaba en casa de la infanta doña Pilar. Nadie acompañó a la hija menor de los Eméritos en su día más complicado, igual que su madre tampoco ha estado a su lado en la graduación de su hijo menor.

Cualquier tiempo pasado fue mejor

La familia política de doña Cristina parece que está llamada a ser su nuevo gran apoyo. Ellos, su hermana y su prima Alexia, las mismas que la ‘escoltaron’ en la misa aniversario de su abuelo, don Juan, cuando reapareció sonriente el pasado mes de abril.

Son ellos quienes han acompañado a doña Cristina durante la graduación de su hijo mediano y han tratado de hacer que la Infanta pase lo mejor posible este primer fin de semana sin la presencia de su marido. Nada tiene que ver la imagen que ahora proyecta la familia Urdangarin con la de hace apenas unos meses, cuando, a pesar de ser conscientes del incierto futuro que les esperaba, aún podían disfrutar de sus últimos meses juntos.

Familia Urdangarin
Posado navideño de la familia Urdangarin Borbón en 2008 / Gtres

De la misma manera, mucho ha cambiado la situación de doña Cristina respecto a sus padres. El pasado cumpleaños de Iñaki Urdangarin, hasta don Juan Carlos viajó a Ginebra para apoyar a su hija, algo inédito, a primera vista, aunque nunca hubo constancia gráfica del encuentro. No era la primera vez que el monarca visitaba al matrimonio, de hecho, tal como confirmó Ana Romero en su libro “El Rey ante el espejo”, don Juan Carlos, sí que estuvo en la graduación del hijo mayor de su hija, Juan Valentín. Esta vez, parece que, a pesar de que no había compromisos oficiales de por medio, los padres de doña Cristina han preferido mantenerse al margen. Sus motivos tendrán.

Últimas noticias