lo ha desvelado en un medio italiano

María Gabriela de Saboya confirma los rumores: ella y el Rey Juan Carlos sí fueron novios

María Gabriela de Saboya
La princesa María Gabriela de Saboya en una imagen de archivo /Gtres

Por fin, se han despejado la duda que, desde hacía muchos años, sonaba en Palacio. Y es que, eran muchos los que apuntaban a una historia de amor de juventud entre la princesa María Gabriela de Saboya (78) , hija del último Rey de Italia, Umberto II, y de la Reina María José de Bélgica, y el Rey Juan Carlos I. Sin embargo, ninguno de los dos protagonistas se había pronunciado sobre ello hasta hace tan solo unos días, pues Gabriela ha decidido desvelar qué sucedió realmente en una entrevista concedida al medio italiano ‘Corriere della Sera’.

[La oportuna visita a España del príncipe saudí que ‘escondió’ al rey Juan Carlos en Semana Santa]

“Éramos muy jóvenes, como dos novietes, siempre juntos, de la mano…hemos continuado muy ligados. Él es especial. Recientemente nos hemos vuelto a ver. Conozco bien al hijo, el Rey Felipe. Estuve presente en su boda con Letizia”, ha confesado la princesa, a la que suelen llamar Ella. Recuerda esta etapa con cariño, así como la que vivieron ambos en Lisboa. Se conocieron durante el exilio en Portugal, entre Sintra y Estoril, donde coincidieron varias casas reales europeas como los Saboyas italianos y los Borbones españoles, entre otros. “En Portugal, donde seguí a papá Umberto en el exilio, había una especie de corte real europea a distancia, pero con reyes que no tenían la corona En Navidad se comía en casa de los condes de Barcelona, al día siguiente nos reuníamos todos en casa de los condes de París y para Reyes nos veíamos en nuestra casa, la de los Saboya”, ha revelado.

[El rey Juan Carlos, ingresado para ser intervenido de la rodilla]

Aunque este no es el único rumor que la princesa Gabriela de Saboya ha confirmado y prueba de ello que, haya hablado sobre el Sha de Persia, Reza Pahlavi, quien siempre se dijo que estaba enamorado de ella. “Me pidió la mano. Soñaba unir su dinastía con otra europea, pero no me sentí en condiciones de abrazar un país tan diverso, con tradiciones tan lejanas de las nuestras, con otra religión. Y hoy estoy convencida que no habría funcionado”, ha dicho la aristócrata.

Últimas noticias