En el libro 'Las familias reales de nuestros días'

“Insegura y ambiciosa”, la última crítica a Letizia llega desde Portugal

El embajador José de Bouza Serrano hace un retrato de las monarquías europeas en su libro 'Las familias reales de nuestros días', donde, entre otras, valora la figura de Letizia.

reina Letizia
“Insegura y ambiciosa”, la última crítica a Letizia llega desde Portugal

Ya nada es lo que era, o como bien dice José de Bouza Serrano en su nuevo libro, “el mundo en el que nacimos ya no existe”. Tampoco para las monarquías europeas. Este embajador portugués acaba de publicar “Las familias reales de nuestros días”, libro en el que hace un análisis profundo sobre el estado de las distintas familias reales. Durante más de 30 años en activo, ejerció cargos diplomáticos en varios reinos en Europa. Empezó en los años 80 en España, pasó por Bélgica, Holanda, Dinamarca y el Vaticano, lo que le ha permitido conocer de cerca la realidad y el modus operandi de estas familias que siguen fascinando al mundo. Según ha contado en una entrevista en el periódico luso “Diario de Noticias”, fue durante la coronación del rey de Holanda, a la que acudió como embajador del país vecino en La Haya, cuando se le ocurrió escribir este libro: “de repente miré a mi alrededor, vi a todas aquellas cabezas coronadas y pensé: todos estos se han casado fatal”.

Uno de los capítulos más llamativos del libro es el que dedica a la corona española. A la reina Letizia, a la que le reconoce cualidades, también le atribuye defectos: “He estado con doña Letizia en varias ocasiones. Es como si tuviera dos caras. Por un lado, se aprecia en ella cierta inseguridad, pero por otro, es muy ambiciosa”. Para el ex embajador, a nuestra reina “le pesa tener un divorcio y un pasado a sus espaldas, algo que la aristocracia española no le perdona, como tampoco le perdona esos malos modos que tiene a veces con su suegra, una reina a la antigua usanza y muy querida por todos”. Sin embargo, también le reconoce méritos: “Letizia llegó a una familia completamente desnortada, con los reyes eméritos cada uno por su lado. Ella está haciendo un gran esfuerzo por mejor la imagen de la monarquía”. A Felipe VI le critica el haber incumplido la promesa que le hizo a su abuelo don Juan de Borbón en su lecho de muerte “y no haberse casado con alguien de su rango. Eso ha provocado cierto malestar entre los monárquicos”.

Rey Juan Carlos y Reina Sofía
El Rey Juan Carlos y la Reina Sofía junto al príncipe Felipe y Letizia el día de su boda en 2004 / Gtres

Sobre la corona española, Bouza Serrano la tacha de ser “la más frágil de Europa”. En su opinión, “el fin del bipartidismo, la fragmentación parlamentaria y el auge de fuerzas republicanas, aventuran un futuro difícil” para nuestros reyes. Para este diplomático, que fue secretario de la Embajada portuguesa en Madrid “los españoles no son monárquicos, fueron ‘juancarlistas’. Y a las nuevas generaciones que ya nacieron en democracia lo del intento de golpe de Estado salvado por el rey les da igual”.

Charlene de Mónaco y Mette-Marit de Noruega, las peor paradas

No obstante, las críticas no solo se ciñen a la Corona española. A princesas como Charlene de Mónaco o Mette-Marit de Noruega, tampoco las deja en muy buen lugar. Sobre la princesa monegasca es tajante: “Charlene no acudió a la coronación de los reyes de Holanda y escuché al príncipe Alberto disculparla porque tenía otro compromiso: la boda de unos amigos. ¿Otro compromiso? ¿La boda de unos amigos? Ella también representa a Mónaco y lo que ella representa es mucho más importante que la boda de unos amigos. En esa ocasión no estuvo a la altura”. También habla de la eterna rivalidad con la hermana de su marido, la princesa Carolina, quien es “muy dominante y cuyo hijo mayor, en caso de que no hubiera habido descendencia, se haría con el trono. Carolina no se lo ha puesto fácil”. Sin embargo, dice que en los últimos dos años “Charlene, que es una mujer muy bonita, se ha convertido en un icono de la moda y va por buen camino. Hace una labor por los niños de África impresionante”.

La princesa Charlene de Mónaco y la princesa Carolina de Hanover
Las princesas Charlene y Carolina en el Día de Mónaco el pasado 19 de noviembre. / Gtres

Sobre Mette-Marit, también reconoce un “camino lleno de dificultades”. Para Bouza Serrano “el sacrificio de la princesa de Noruega está siendo infinito. Ella tenía una vida que era un desastre, con muchos novios, un pasado con las drogas…un padre que hablaba mal de ella para hacer caja. Fue la primera madre soltera en casarse con un príncipe heredero. No lo podía tener más difícil. Sin embargo, pasados los años ve a los príncipes felices, que “a fin de cuentas, es lo más importante”.

Máxima de Holanda y Mary de Dinamarca, las únicas “salvadas”

Pero si hay reina por la que siente devoción esa es Máxima de Holanda. En sus propias palabras a la revista portuguesa Nova Gente, Bouza Serrano afirma que “es una mujer modelo, muy popular en su país y en todo el mundo. Es detallista, inteligente, apasionada y muy preocupada por la educación de sus hijas. Hace cosas increíbles por los más necesitados y eso tiene una recompensa: es el miembro más valorado de la familia real holandesa”. Tampoco ahorra elogios sobre Mary de Dinamarca: “es una mujer muy preparada y muy inteligente. Tiene el mérito de haber aprendido danés en tiempo récord y de haberle plantado cara a su suegra, la reina Margarita, quien no la aceptaba al principio. Ha dado cuatro herederos al reino. Forman una familia feliz”.

Mary de Dinamarca y Máxima de Holanda
Mary de Dinamarca y Máxima de Holanda / Gtres

Lo último en Casa Real

Últimas noticias