LA OTRA GRAN BODA ROYAL

Sorpresa en Windsor: Eugenia de York pasa de velo y de la tiara de su madre

Eugenia de York
Eugenia de York, el día la boda / Gtres.

Eugenia apuesta por una pieza que ningún miembro de la Familia Real ha llevado

Ha sido toda una sorpresa. No había ninguna duda de que la hija de Sarah Ferguson, Eugenia de York,  luciría la misma tiara que su madre llevó en su enlace con el príncipe Andrés en 1986, la tiara Garrard, un regalo de la Reina con motivo de su boda, pero Eugenia ha desafiado todas las apuestas. La flamante novia ha apostado por una pieza que ningún miembro de la Familia Real ha llevado hasta ahora, la diadema Greville Kokoshnik de esmeraldas.

Una pieza excepcional elaborada por la prestigiosa firma de joyería Boucheron en 1921 para la Margaret Greville y que la reina madre heredó en 1942 como parte del legado de su familia. La diadema pasó a manos de la actual soberana en 2002 pero nunca la ha lucido y hoy se la ha prestado a su nieta. Está elaborada en diamantes y esmeraldas que curiosamente van a juego con el vestido de la madre de la novia, Sarah Ferguson, como un claro guiño a ella, a pesar de haber prescindido de su diadema. Además, es muy parecida a la tiara que hace apenas cinco meses lució Meghan Markle, la Diadema Filigree.

Los pendientes, regalo del novio 

Eugenia de York además ha lucido unos pendientes de diamantes y esmeraldas con mucho significado. La novia ha querido llevar puesto un regalo de Jack Brooksbank, el hombre con el que se jura amor eterno.

Últimas noticias