DESCUBRIMOS LOS DETALLES

El reencuentro más incómodo de Meghan Markle

El reencuentro más incómodo de Meghan Markle
Meghan Markle / Gtres

No todo puede ser un camino de rosas. Hasta ahora, la recién estrenada duquesa de Sussex se encuentra disfrutando de los dulces de los primeros meses como royal, así como de lo que parece una eterna ‘luna de miel’, sin embargo, Meghan Markle está a punto de enfrentarse a uno de sus días más incómodos.

La próxima semana, la mujer del príncipe Harry no solo va a asistir al bautizo del tercer hijo de los duques de Cambridge sino que también participará en su primer viaje oficial como miembro de los Windsor. Un viaje de apenas dos días que llevará al matrimonio a la verde Irlanda. Hasta aquí, ningún inconveniente. No obstante, a finales de semana, Meghan tiene otro compromiso mucho menos grato.

Meghan Markle y el príncipe Harry
Meghan Markle y el príncipe Harry / Gtres

Donald Trump, presidente de Estados Unidos, viaja al Reino Unido por primera vez desde que llegara al poder. Un viaje cargado de significado por varios motivos. El mandatario tiene previsto entrevistarse con Theresa May, pero también se reunirá con la reina Isabel. Aunque aún no han  trascendido todos los detalles del encuentro, parece que tendrá lugar el día 13, viernes -una fecha ‘terrorífica’- y en Windsor, el mismo lugar en el que se casaron el príncipe Harry y Meghan Markle. 

Donald y Melania Trump
Donald y Melania Trump en una imagen de archivo / Gtres

Según apuntan varios medios, el encuentro entre la Reina y el Presidente podría incluir a la recién estrenada duquesa, algo que no sería del agrado de Meghan, quien en el pasado atacó ferozmente a Trump. De hecho, en su etapa como actriz, Meghan llegó a decir en un programa de televisión que si Trump ganaba se marcharía a Canadá, algo que hizo, no por motivos políticos sino laborales -la serie ‘Suits’ se rodaba allí. Sin embargo, las tornas ahora han cambiado y la esposa de Harry ni debe ni puede entrar en cuestiones políticas dado su ‘status’ de royal. Le tocará cumplir con el protocolo y sonreír, teniendo en cuenta además que es la primera princesa de origen americano.

La visita del mandatario a Windsor incluirá probablemente una cena de gala en la que estarán los duques de Sussex, ya que por ahora Kate Middleton se encuentra de baja por maternidad. Esta cena podría suponer además el estreno de Meghan con una tiara, al margen de la que lució el día de su boda, un privilegio reservado a las mujeres casadas y siempre en actos celebrados después de las 18:00.

Últimas noticias