NUNCA LO HABRÍAS IMAGINADO

‘Tungsteno’, ‘Repollito’ y ‘Pingüino’: Los apodos más divertidos de los ‘royals’ en la intimidad

Meghan Markle, el rey Juan Carlos y Victoria de Suecia en un montaje / Gtres
Meghan Markle, el rey Juan Carlos y Victoria de Suecia en un montaje / Gtres
El tungsteno es un metal sólido de color blanco plateado, dúctil y difícil de fundir y también es el apodo que el príncipe Carlos le ha dado a su nueva nuera, Meghan Markle. Según confirman medios británicos, el hijo de la Reina admira a la Duquesa por su resistencia y el apoyo que le da al príncipe Harry, que muchas veces necesita una figura fuerte en su vida.

Pero la esposa de Harry no es la única royal que tiene apodo. La reina Isabel responde solo a los más cercanos cuando la llaman ‘Lilibet’, un apodo que ella misma se puso cuando era pequeña se le trababa la lengua y decía ‘Tilabet’. Sus nueras o bisnietas políticas pueden llamarla ‘Mama’, y solo el duque de Edimburgo se puede referir a ella como ‘Repollito’. Pero el más original es sin duda el príncipe George, que llama a su bisabuela ‘Gan-Gan’, un apodo que ya han empezado a utilizar el resto de bisnietos.

‘Tungsteno’, ‘Repollito’ y ‘Pingüino’: Los apodos más divertidos de los ‘royals’ en la intimidad
La reina Isabel / Gtres

Harry y Guillermo responden a los apodos de Spike, Wombat y Steve. El duque de Sussex se hacía llamar Spike por algunos de sus amigos e incluso se creó un perfil falso en redes sociales bajo este nombre. El de Wombat es quizás el más especial para Guillermo, ya que se lo puso su madre, Lady Di, tras un viaje a Australia cuando apenas tenía dos años. Steve es el sobrenombre que utilizaba en la universidad para intentar pasar desapercibido (como si eso fuera tan fácil). Por su parte, Carlos y Camilla son Fred y Gladys en la intimidad (ellos sabrán por qué).

Los nórdicos, los más ‘originales’

Si hay unos royals que se sale de los cánones a la hora de poner ‘apodos’ esos son sin duda los nórdicos. Carlos Gustavo tiene varios, ‘Mowgli’ y ‘Tjabo’, ambos de su época de estudiante. A Victoria la llaman ‘Oja’ porque cuando era pequeña sus hermanos no sabían pronunciar su nombre y solo alcanzaban a decir esta combinación de letras. Algo similar ocurre con Carlos Felipe, a quien en la intimidad se conoce como ‘Lippie’.
Mientras que la prensa llama a Magdalena ‘Maddie’, lo cierto es que en familia, la Princesa prefiere el apodo de Leni. Margarita de Dinamarca quiere que sus seres queridos la llamen ‘Daisy’, que es además su flor predilecta. Mary Donaldson es ‘Maz’, aunque nadie ha logrado averiguar por qué y su marido, el príncipe Federico es ‘Pingu’. La historia de este apodo es cuanto menos curiosa. Cuando el heredero danés se encontraba en el ejército, durante unas maniobras en el agua, se le rompió el traje de buceo y se le llenó de agua. Al subir a la superficie parecía un ‘pingüino’, y desde entonces se comenzó a llamarle así.
La reina Margarita, el príncipe Federico y Mary Donaldson
La reina Margarita, el príncipe Federico y Mary Donaldson / Gtres

Nombres falsos y diminutivos

El resto de casas reales no son tan originales. La mayoría de los royals actuales recurre a diminutivos cuando se encuentran en ambientes distendidos. Así, don Juan Carlos, es ‘Juanito’ para sus seres más cercanos o el rey Felipe es ‘Pipe’. Lo mismo ocurre en Holanda o en Dinamarca. Máxima y Guillermo son ‘Max’ y ‘Alex’, Beatriz de Holanda es ‘Trix’. En lo que sí coinciden todos es en que utilizan ‘nombres falsos’ cuando viajan de incógnito, para evitar así ser reconocidos.

Últimas noticias