Caso Nóos

Las cartas que Urdangarin todavía puede jugar para no entrar en prisión

Inaki Urdangarin
Inaki Urdangarin en una imagen de archivo / Gtres

La Sala Penal del Tribunal Supremo ha condenado a Iñaki Urdangarin a cinco años y diez meses de cárcel. La noticia, que se esperaba a principios del mes de mayo, trascendía esta misma mañana. La Audiencia de Palma de Mallorca había impuesto en febrero en 2017 al ex duque una condena de seis años y tres meses. Ha sido rebajada en cinco meses.

Indulto

Ahora, una de las opciones que tiene el marido de la infanta Cristina es pedir el indulto al Gobierno. El indulto es una causa de extinción de la responsabilidad penal que supone el perdón de la pena. Este puede ser total o parcial, en el caso de ser total comprende la remisión de todas las penas que aún no hubiesen sido cumplidas. En caso de ser parcial supone la remisión de alguna de ellas o la conmutación por otras menos graves.

Inaki Urdangarin
Iñaki durante el juicio por el caso Nóos / Gtres

En este caso en concreto estaríamos hablado de la petición de un indulto total que le concedería el Rey en caso de haberlo acordarlo el Consejo de Ministros mediante Real Decreto que se publicaría en el Boletín Oficial del Estado. Uno de los requisitos para llevar a cabo este extremo es que la sentencia sea firme.

Recurso de amparo

La otra estrategia que el deportista puede utilizar para poder eludir la cárcel o al menos retrasar una temporada más su entrada es recurrir en amparo al Tribunal Constitucional. Esta vía puede utilizarse cuando se entiende que se están vulnerando los derechos fundamentales recogidos en los artículos 14 a 29 y en el 30.2 de la Constitución.

El recurso debe presentarlo el interesado y de manera paralela deberá expresamente pedir la suspensión de la condena de manera total o parcial mientras se estudia si la razón alegada para recurrir es o no válida.

Conclusión

La Audiencia Provincial es la que debe pedir la ejecución de la sentencia y lo normal es que espere a agotar el plazo de 30 días hábiles del que el condenado dispone tras la notificación de la sentencia para hacerlo. Por lo que en ese plazo la defensa del ex duque de Palma debe decidir si sencillamente esperan a que llegue el momento, si piden el indulto o si optan por buscar una razón por la que intentar que se admita un recurso de amparo.

Pero ambos procedimientos no pueden llevarse a la vez. El recurso de amparo debe presentarse durante el plazo de alegación de 30 días posterior a la notificación y el indulto no puede tener lugar hasta que la sentencia sea firme, es decir, una vez pasado dicho plazo.

Ahora solo cabe esperar para conocer cuál es el destino inminente de Iñaki Urdangarin y, por ende, de la infanta Cristina y sus cuatro hijos, que inevitablemente se verán afectados por el futuro de su padre.

 

Últimas noticias