UN DETALLE MUY ESPECIAL

El regalo que los duques de Sussex sí se han quedado

El regalo que los duques de Sussex sí se han quedado
Los duques de Sussex / Gtres

Lo han devuelto ‘casi’ todo, pero hay algo que han preferido conservar. Ya antes de su boda, el príncipe Harry y Meghan Markle anunciaron que no querían recibir ningún regalo, sino que preferían que se hicieran donaciones a siete organizaciones benéficas con las que habitualmente colaboraban. Pese a todo, los recién estrenados duques de Sussex no han podido evitar que muchas firmas e incluso personas anónimas les obsequien con presentes por valor de más de nueve millones de euros.

Meghan Markle medias blancas
Los Duques de Sussex en su primera aparición pública tras su enlace / Gtres

Hasta el Palacio de Kensington han llegado cientos de paquetes para agasajar a la pareja, pero como bien marca el protocolo, todos los obsequios habrán de ser devueltos para evitar que los novios se conviertan en objetivos publicitarios. Sin embargo, hay un regalo que Harry y Meghan sí van a conservar y lo van a hacer con un especial cariño.

Se trata de un presente que viene de manos de la propia de la reina Isabel y que al igual que sus títulos, es ya una tradición entre los Windsor. Como ocurrió en el caso de los duques de Cambridge o incluso en el de los hijos de la monarca, los recién casados han recibido una propiedad en Sandringham. A Harry y a Meghan les ha correspondido York Cottage, una finca de 8000 hectáreas que data de los tiempos de Eduardo VII, quien regaló la casa a su hijo, el futuro rey Jorge V en 1893.

Aunque ahora los Duques viven en el Palacio de Kensington, disfrutarán de esta casa para sus escapadas de fin de semana o en vacaciones. Hasta ahora, la finca se utilizaba para acoger al personal de las visitas de Estado.

Últimas noticias