Descubrimos las claves

Un nacimiento ‘encorsetado’: El protocolo marcará el parto del tercer hijo de Kate Middleton

Kate Middleton
Kate Middleton / Gtres

Falta menos de un mes para que los duques de Cambridge se conviertan en padres por tercera vez. La llegada al mundo del hijo de Kate Middleton y el príncipe Guillermo es todo un acontecimiento para la Familia Real , que como tal, ha de regirse por algunas de las estrictas normas protocolarias que marcan el día a día de los Windsor. Aunque los tiempos – afortunadamente – han cambiado, la esposa del hijo mayor de Carlos de Inglaterra, aún tiene que cumplir con algunas de las tradiciones más arraigadas entre los miembros de la realeza.

Un nacimiento ‘encorsetado’: El protocolo marcará el parto del tercer hijo de Kate Middleton
Kate Middleton y el príncipe Guillermo en una imagen de archivo / Gtres.

Es cierto que el nuevo miembro de la familia no ocupará un puesto destacado en la sucesión, pero sigue siendo descendiente directo de los futuros herederos, por eso su nacimiento genera mucha más expectación que la de cualquier otro miembro vinculado a los Windsor. Pese a que ya no es necesario que los príncipes vengan al mundo en un palacio, sí que hay  normas que no se pueden obviar y que una vez más serán observadas con precisión milimétrica. Algunas de ellas cuentan con una longeva tradición, mientras que otras son más recientes, pero todas igual de importantes.

Normas vigentes

La Reina, la primera en ser informada

Nunca, bajo ningún concepto, nadie puede ser informado del nacimiento antes que la Reina y mucho menos que se haga público. El príncipe Guillermo debe llamar a su abuela a través de una línea segura y encriptada para comunicarle la feliz noticia y darle todos los detalles. Así lo hizo en el momento del nacimiento de los príncipes George y Charlotte.

La reina Isabel apostó por el Ultraviolet apenas días después del anuncio de Pantone / Gtres
La reina Isabel es la primera en ser informada/ Gtres

Anuncio a la vieja usanza 

Aunque las redes se hacen eco pronto de la feliz noticia, un pregonero anuncia el nacimiento a las puertas del hospital. Esta es una tradición que se remonta a la Edad Media. Además, en el Palacio de Buckingham se expone un atril con la información sobre el nacimiento, a la manera tradicional.

Un nacimiento ‘encorsetado’: El protocolo marcará el parto del tercer hijo de Kate Middleton
Un pregonero anuncia el nacimiento / Gtres

Sin apellidos

Aunque a los ‘niños reales’ se les dan hasta tres nombres nunca llevan apellido.

Matronas ‘secretas’

Puede haber hasta tres matronas atendiendo a la duquesa durante el parto. Eso sí, se les obliga a guardar el secreto de todo lo que ocurra.

Tradiciones perdidas

Padres ausentes 

Hasta hace no mucho, el nacimiento está considerado una cuestión únicamente de mujeres. Los hombres no debían estar presentes. Tanto es así que el duque de Edimburgo se encontraba jugando al squash cuando nació el príncipe Carlos. Menos mal que el tiempo ha hecho cambiar las cosas.

Isabel II y Felipe de Edimburgo
El duque de Edimburgo no estuvo presente en el nacimiento de su hijo / Gtres

Nacimientos en Palacio

Antes los nacimientos se producían en palacio. De hecho, la Reina dio a luz a sus cuatro hijos en residencias oficiales. Fue Diana de Gales quien cambió esta tendencia y escogió el hospital St. Mary, igual que Kate Middleton.

En presencia de la Iglesia

El Arzobispo de Canterbury no podía faltar al parto de un nuevo miembro de la Familia Real.

[Puedes leer: En secreto y con grandes ausencias: Así ha sido el bautizo de Meghan Markle]

Que no falte la secretaria

Hasta 1948, las secretarias personales de los reyes no faltaban a los partos y eran las encargadas de transmitir el mensaje y los datos del nacimiento a las autoridades.

Últimas noticias