APOYO A LA MODA

La reina Isabel visita por sorpresa la pasarela de Londres

La reina Isabel / Gtres
La reina Isabel / Gtres

Era la menos esperada de todas las posibles visitas a una de las pasarelas más importantes del mundo. La reina Isabel ha aparecido por sorpresa en la Semana de la Moda de Londres. Aunque no es un icono de estilo, la monarca ha querido prestar su apoyo a la industria de la moda y ha visitado el desfile del modisto Richard Quinn.

Para una ocasión tan especial, la monarca se ha decantado por un  clásico traje de chaqueta en azul celeste con diseñado por Angela Kelly con aplicaciones de cristales de Swarovski. Como complementos, sus inseparables guantes, zapatos negros y bolso de la firma Launer. Llama la atención que la abuela de los príncipes Harry y William esta vez haya prescindido de sus habituales sombreros, aunque se desconoce si llevaba uno a su llegada al recinto y se lo ha quitado para acceder al desfile.

Es la primera vez que la Reina se sienta en el front row de la pasarela, donde ha coincidido con una de las grandes del mundo de la moda, Anna Wintour, en cuya figura se inspira el temible personaje de Miranda Priestley de “El diablo se viste de Prada”. La monarca ha estado muy atenta en todo momento al desfile de Richard Quinn. Quien quizás no estaba tan cómoda era Anna Wintour, que, ajena al protocolo, ni siquiera se ha quitado las gafas de sol.

Una visita inesperada pero con un sentido

Aunque en principio se haya tratado de una visita inesperada, obedece a razones que van más allá del interés personal que pueda tener la Reina por la moda. La monarca ha presidido la primera edición del Premio Reina Isabel II al Diseño Británico. El galardón se ha promovido para reconocer el papel que ocupa la industria de la moda en la sociedad y en las relaciones diplomáticas y a partir de ahora  premiará anualmente a un diseñador británico  emergente que demuestre un talento y una originalidad excepcionales.

Temas

Últimas noticias