Su origen más humilde

La ironía de Meghan Markle: su antepasado pudo ser ‘chica del servicio’ en Windsor

Meghan Markle
Ver Galería
Meghan Markle con su madre Doria Radlan, una instructora de Yoga y trabajadora social de origen afroamericano / Gtres

Meghan Markel (36) es desde este lunes, la futura mujer del príncipe Harry de Inglaterra (33). Sin embargo, sus orígenes no han sido nada fáciles ni su llegada hasta el palacio de Kensington, un camino de rosas. Tanto es así que tras su compromiso, ‘Daily Mail‘ recoge una singular anécdota que, de confirmarse, quedará grabada en los anales de la historia británica. Y es que un antepasado de Meghan llamada Mary Bild habría sido ‘chica del servicio’ en el Castillo de Windsor en 1856, lo que convertiría a su tataranieta en toda una heroína para su familia.

[EN IMÁGENES | Los detalles del compromiso en Reino Unido]

Meghan
Aún no se sabe a ciencia cierta cuál es el título que ostentará Meghan cuando se case con el príncipe Harry de Inglaterra / Gtres

Según estas informaciones, poco se sabe de Mary Bild pero sí que nació en Irlanda antes de establecerse en Inglaterra, donde se casó con un soldado inglés llamado Thomas Bird. De este matrimonio nacieron tres hijas, entre ellas, supuestamente, la tatarabuela de Meghan, también llamada Mary, en 1862. Después, Mary tuvo varias hijas, entre ellas, la madre de Meghan, con quien se mudó a Canadá tras fallecer su marido y antes de instalarse finalmente en los Estados Unidos. Así sería hasta que unos cuantos años más tarde, concretamente un 4 de agosto de 1981, la vida quisiera que Meghan Markle naciera en Crenshaw, un conflictivo barrio de Los Ángeles (California), donde según el citado medio, se han llegado a producir 47 asesinatos en 8 días y el mismo en el que continúa residiendo su madre, Doria Ragland (61) a día de hoy.

En numerosas ocasiones, la actriz de ‘Suits’ ha denunciado las dificultades que tuvo al nacer en el seno de una familia mestiza y a la hora de explicar cuál es su raza desde que era pequeña. Con una madre afroamericana y un padre de ascendencia inglesa y holandesa, llamaba la atención que una madre negra portara en su carrito a un bebé blanco por la calle cada día. Más aún en aquella época y en aquel lugar.

Meghan ayudó económicamente a su madre haciendo invitaciones de boda cuando solo era una niña

Meghan Markle
Desde muy joven, Meghan ayudó económicamente en casa, donde no tenían muchos recursos / Gtres

Meghan sabe muy bien lo que supone no nacer en una familia de alta cuna. De padres divorciados, de hecho, en su lecho familiar nunca hubo muchos recursos para salir adelante y la actual prometida de Harry, además de enfrentarse a sus problemas de raza, tuvo que madurar muy deprisa para ayudar económicamente a su madre en casa. Lo hizo mientras estudiaba en un colegio católico femenino, cuando gracias a su buena caligrafía, se ganaba un dinero realizando invitaciones para bodas. Gracias a aquel ‘dinero extra’ que entraba en su casa, pudo graduarse posteriormente como comunicadora en la Universidad del Noroeste, en Illinois, en 2003, poco tiempo después de haber empezado una carrera en actuación.

Después, y sin abandonar ninguno de sus compromisos sociales en ningún momento, Meghan comenzó su pronta carrera en el mundo de la interpretación con pequeños papeles en series como ‘CSI’, ‘Hospital general’ o ‘Castle’ gracias a los contactos de su padre, director de iluminación en series de la televisión americana. Así fue como le llegó su gran oportunidad profesional al interpretar a Rachel Zane en ‘Suits’, donde se metía en la piel de una joven que luchaba por convertirse en abogada y que mantenía una tórrida relación amorosa con el protagonista, Mike Ross. Gracias a Rachel, de hecho, Meghan alcanzó sus cotas más altas de popularidad, pero también las peores críticas de muchos tabloides ingleses tras ennoviarse con Harry, dadas las escenas de sexo que protagonizó en aquella ficción.

Pero eso fue algo que nunca importó en el seno de la Familia Real británica, que siempre la han aceptado con naturalidad. A día de hoy, Meghan Markle, como en su día ocurrió con la reina Letizia Ortiz y su carrera periodística, ha abandonado su camino profesional para centrarse en su vida junto al príncipe Harry. Pero, no por ello olvida sus orígenes y hace solo un año que celebraba la graduación de su madre en la Universidad del Sur de California: “Siempre orgullosa de esta hermosa mujer, esta imagen es de cuando se graduó en Trabajo Social, honrando a mi madre, Doria y a todas las madres asombrosas de nuestras vidas“, comentaba en Instagram.

Además, aunque siempre ha estado más unida a Doria, la relación con su padre tampoco es mala. De hecho, que el propio Harry ha declarado en numerosas ocasiones que la relación con su suegro, Thomas Markle (72), es buena. Tanto como la que tiene Meghan con sus hermanastros Thomas Markle Jr  Samantha Grant, ambos fruto de la relación de su padre con otra mujer.

Una comprometida con las causas sociales

Meghan Markle
Meghan Markle es Embajadora de Buena Voluntad de las Naciones Unidas / Gtres

Además de todo lo relatado en estas líneas, cabe destacar que con solo 11 años, una jovencísima Meghan Markle obligó a un fabricante de jabón a corregir un anuncio publicitario que afirmaba que “las mujeres pertenecían a la cocina”. Para ello, Markle escribió una carta a la entonces primera dama Hillary Clinton y a otras figuras de alto perfil para denunciarlo y desde ese momento, la joven apostó por su lucha contra las desigualdades sociales. “Mi vida oscila entre campamentos de refugiados y alfombras rojas, pero elijo ambos mundos porque pueden coexistir y para mí, deben hacerlo”, explicó la propia actriz en una entrevista para la revista ‘Elle’ hace solo dos años.

Porque para la prometida del príncipe Harry es imposible huir de sus orígenes y los ha abrazado desde siempre con total naturalidad. “Mi herencia mixta puede haber creado una zona gris en torno a mi identidad, manteniéndome con un pie en ambos lados de la cerca, pero la he aceptado para decir quién soy, para compartir de dónde soy y para expresar mi orgullo de ser una mujer fuerte y de raza mixta”, expresó en aquella entrevista. Estas fueron las razones por las que Markle se terminó convirtiendo en Embajadora de Buena Voluntad de Naciones Unidas y editora de The Tig, un portal que quiso crear como intento de “replantear el contenido de belleza para incluir piezas de reflexión sobre el auto-empoderamiento”. Además, es Embajadora Mundial de World Visión Canadá, una ONG que busca mejorar la educación, alimentación y atención médica de los niños más desfavorecidos.

Últimas noticias