Datos inéditos

El plan frustrado de Lady Di: horas antes de su muerte canceló un viaje a España

Lady Di
Ver Galería
GALERÍA: Homenajes y muestras de cariño a Diana en Londres y París en el 20º aniversario de su muerte / Gtres

El 31 de agosto de 1997 todo estaba preparado en Mallorca. Fotógrafos y periodistas llegados desde diversos puntos de España esperaban en la isla la llegada de una princesa europea. No era otra que Diana de Gales, la misma que esa misma madrugada fallecía en un trágico accidente de tráfico. Durante 20 años mucho se ha hablado sobre cuáles eran los planes inmediatamente posteriores al día de su muerte. Según han reconocido personas de su entorno, la princesa quería regresar a Reino Unido ese mismo día 31 para abrazar a sus hijos después de pasar unos días de vacaciones con Dodi Al Fayed, pero ahora, dos décadas después, esa teoría se desmorona. Tal y como aseguran diversas fuentes a este medio, los planes de Lady Di horas antes de fallecer eran otros: quería viajar a Mallorca.

En ‘La Residencia’ sabía que se velaría por su privacidad, algo que le costaba mucho mantener

Si todo hubiera salido según lo previsto, Diana habría aterrizado en el aeropuerto mallorquín ese mismo 31 de agosto. Ya en tierra, habría recorrido la estrecha carretera que lleva a la localidad de Deiá para alojarse en el hotel ‘La Residencia’, donde ya había sido invitada en otra ocasión por Richard Brandson, dueño del lugar y buen amigo suyo. Allí sabía que se velaría por su privacidad, algo que le costaba mucho mantener y con lo que solía pelear cada vez que viajaba a la isla.

Diana de Gales
Lady Di, en un viaje a Vienna en 1986 / Gtres

Pero hagamos un viaje al pasado para entender esta vuelta de tuerca de una historia de la que creíamos todo escrito. Aquel verano de 1997, Diana, acompañada de su entonces pareja Dodi Al Fayed se encontraba navegando en Saint Tropez tras unos días mediáticamente convulsos. Se les veía felices y así lo dejó plasmado la prensa de la época. “El beso”, titularon los tabloides británicos cuando se inmortalizó a la pareja abrazándose. La prensa lo tenía claro: el magnate egipcio estaba locamente enamorado de Lady Di. Ella, sin embargo, se dejaba querer.

Ese día 31 ambos preveían poner fin a sus vacaciones en la costa francesa para continuar con su eterno verano en un nuevo destino: Mallorca. Aunque sus hijos, los príncipes Guillermo y Harry, han mantenido la teoría de que Diana tenía pensado poner rumbo a Londres tras su paso por París para reunirse con ellos, lo cierto es que lo que de verdad le apetecía a Diana era refugiarse en las Baleares. Tampoco serían ciertas, por tanto, esas informaciones que apuntan a que la princesa quería reunirse en Italia con una diseñadora de bolsos amiga suya. Desde luego, versiones al respecto, no faltaron.

“20 años después, seguimos teniendo contacto muchos de los que vivimos aquello”

Alfredo Garófano, director de fotografía de la revista Lecturas y paparazzi de aquella época, hace memoria y, en conversación con este digital, recuerda que aquel 31 de agosto en Mallorca había todo un dispositivo montado en torno a la princesa. Otro fotógrafo que vivió aquellos días confirma también que se estaba controlando el aeropuerto y las posibles salidas cuando se viaja en vuelo privado, y se estaba vigilando la entrada al hotel ‘La Residencia’ donde se alojó cuando viajó sin el príncipe Carlos.

Diana de Gales
Lady Di en un acto oficial en Londres / Gtres

“Un contacto, un paparazzi francés que estaba muy bien informado sobre todos sus pasos, me iba proporcionando información a cambio de que yo hiciera lo mismo una vez llegará a España. Me dijo que esa tarde (la del 31) habían previsto volar a las 16.00 con destino Mallorca”, cuenta Garófano. Efectivamente, Diana se dirigió poco antes de su muerte al aeropuerto para embarcar en el avión privado de Dodi, pero antes de comenzar el viaje cambiaron de opinión. “Mi compañero me avisó y desmontamos el dispositivo. Eramos muchos los que la esperábamos a su llegada, tanto de la agencia para la que yo trabajaba como de otras. Aún hoy, 20 años después, seguimos teniendo contacto muchos de los que vivimos aquello”, matiza el fotógrafo.

Finalmente, Diana puso rumbo a París y allí, como no podía ser de otra forma, también hubo fotógrafos que se habían movilizado rápidamente una vez se enteraron de su llegada. “Fueron ellos, los que la esperaban allí y la seguían en el momento del accidente, los que llamaron a la policía y a la ambulancia, las consecuencias de lo ocurrido fueron muy duras, tuvieron muchos problemas”, recuerda.

“Desde aquel momento la figura de los paparazzi se desvirtuó por completo”

En el túnel del Pont d’Alma tuvo lugar el trágico accidente que acabó con su vida. La Princesa de la mirada caída y Dodi Al Fayed fallecieron esa misma noche en el hospital Pitié-Salpêtrière. Jamás sabremos con certeza si aquel soplo que tenía la prensa de Mallorca era cierto o si por el contrario en su mente estaba viajar a Londres o Italia. Pero de lo que no cabe duda es de que en la isla se la esperaba con los brazos abiertos.

“Desde aquel momento la figura de los paparazzi se desvirtuó por completo. Esa noche Piqueras abrió el informativo insinuando que Diana había fallecido por culpa de los fotógrafos y eso marcó un antes y un después. Hasta entonces nuestro trabajo se consideraba glamouroso y desde entonces nos convertimos en escoria. Siempre recordaré aquello”, apunta Garófano, que fue uno de los que sufrió las consecuencias de lo sucedido.

Desde luego, no hubiera sido la primera vez de Lady Di en la isla. La conoció casada con el príncipe Carlos, y allí viajó con sus hijos los veranos de 1986, 1987, 1988 y 1990. En 1996, una vez ya firmado su divorcio de manera legal, Diana estuvo unos días sola en Mallorca. Fue su primera vez en ‘La Residencia’. La segunda no llegó a efectuarse. Y hoy, 20 años más tarde, seguimos recordando a aquella princesa del ‘encanto especial’ que robó el corazón a todo el que la conoció.

Últimas noticias