20 ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE LA PRINCESA

¿Qué unía a la reina Sofía y Lady Di?

Diana de Gales
Ver Galería
Diana de Gales y la reina Sofía en una imagen de archivo / Gtres

A finales de los 80 Marivent brillaba como nunca. Don Juan Carlos y Doña Sofía posaban aparentemente felices con sus tres hijos en su villa mallorquina y las imágenes ilustraban los medios de comunicación de medio mundo. Era la etapa dorada de una familia que poco a poco iría perdiendo el brillo, pero que en aquellos aquellos años, concretamente 1986, 1987, 1988 y 1990, puso a Mallorca en el mapa mundial cobijando a la que fuese la mujer más fotografiada del planeta: la princesa Diana. Hasta en cuatro ocasiones el matrimonio formado por Diana de Gales y el príncipe Carlos de Inglaterra se dejó agasajar por los reyes españoles y aquellas visitas dejaron para la posteridad imágenes de incalculable valor. Entre ellas, esas fotos en las que las dos consortes charlan animadamente mientras navegan en alta mar a pesar de no sentir una especial simpatía la una por la otra.

Diana y Sofía eran dos mujeres completamente diferentes. La primera, una adelantada a su tiempo que eclipsó a su marido. La segunda, una reina al servicio de su país siempre un paso por detrás de su esposo. Diana, representaba la modernidad. Sofía, la tradición. La inglesa supo hacer de su habilidad con los medios su estrategia ganadora. Sofía optó por no decir a la prensa una palabra más allá de lo que estaba establecido. Ambas se encontraban en las Antípodas a la hora de encarar la vida, pero, paradójicamente, las dos debían enfrentarse a un enemigo común: la infidelidad.

Reina Juan Carlos, Reina Sofía, Diana de Gales, Carlos de Inglaterra
Las familias pasaron juntas varios veranos en Mallorca / Gtres

En 1990 las relaciones extramatrimoniales del príncipe Carlos y el monarca español ya eran un hecho. Diana no tardaría mucho en explotar y gritar a los cuatro vientos que el suyo había sido un matrimonio de tres – “éramos demasiados, decía”-, pero el papel de Sofía fue harto distinto y, aunque siempre se habló de soslayo de esa relación entre el Rey y Marta Gayá, no ha sido hasta hace unos meses cuando unas grabaciones del monarca ponían de manifiesto la intensidad de su relación con Gayá. “Nunca he sido tan feliz”, se le escucha decir en las grabaciones conseguidas por OK DIARIO. Ante todo ello, Sofía ha guardado silencio.

Cuentan quienes fueron testigo de esos veranos en los que Sofía y Diana estuvieron condenadas a entenderse que las dos mujeres mantenían una relación cordial sin más, sin demasiada intimidad. “Eran dos mujeres muy distintas sin ninguna complicidad. Doña Sofía era una perfecta anfitriona e hizo que Diana y los niños se sintieran como en casa mientras el príncipe Carlos se divertía con el Rey, pero ya está. Sofía era consciente de que su marido era muy Borbón y de que su invitada era una joven de una belleza espectacular. Eso Sofía lo sabía y resultaba incómodo”, dice Jaime Peñafiel a este diario.

El periodista hace hincapié en ese episodio en el que la propia Lady Di confesó a uno de sus guardaespaldas que se había sentido acosada por el monarca español. “La princesa tenía cierta obsesión por que todos los hombres que coqueteaban con ella quisieran llevarle a la cama”, cuenta Peñafiel.

reina sofia, diana de gales
Diana de Gales y la reina Sofía en un paseo en barco / Gtres

Otro fotógrafo consultado por este medio y que conoció de cerca la plenitud de esos veranos en Mallorca coincide con el especialista en Casa Real al asegurar que entre Sofía y Diana no existía ninguna complicidad. “Diana se llevaba mejor con Don Juan Carlos”, explica.

Las dos consortes hicieron gala de una diplomacia que se convirtió en la mejor carta de presentación de aquellos veranos en Mallorca. A pesar de ser tan diferentes, no podían evitar estar unidas por la deslealtad de sus maridos y por otro factor mucho más revelador de cara a la prensa: ambas eran las mejor valoradas de su familia en sus respectivas monarquías. Sofía pronto se ganó el cariño de una España que vio en ella la mejor candidata para acompañar al rey Juan Carlos en su papel de Jefe de Estado de una España en plena Transición democrática. Diana de Gales, por su parte, fue la jovencísima inglesa que pasó de la timidez a enamorar al pueblo británico con una mirada caída que aprendió a levantar en el momento oportuno.

Últimas noticias