EL ENLACE CIVIL SE HA PRODUCIDO ESTE JUEVES

La familia Hannover explica las razones por las que Ernesto se opone a la boda de su hijo

Ernesto de Hannover
Ver Galería
Ernesto de Hannover en una imagen de archivo / Gtres

Ernesto de Hannover (63) vuelve a la palestra y lo hace para defender su patrimonio oponiéndose a la boda de su hijo mayor, Ernesto de Hannover Jr. (33) que se ha casado por lo civil este jueves con la diseñadora rusa Ekaterina Malysheva (30) en el ayuntamiento Nuevo de Hannover y quien hará lo propio por la iglesia este próximo sábado 8 de julio en Alemania. Por esta razón, LOOK se ha puesto en contacto con familiares directos de Ernesto para conocer su opinión al respecto: “Se enfadaron por una cuestión patrimonial y lo que llama la atención es que en su día, Ernesto (padre) tuvo el mismo problema con sus progenitores, por lo que debería entender mejor esta situación”.

Este digital también se ha puesto en contacto con Christian de Hannover (32), hermano menor del prometido y uno de los invitados al primer enlace civil junto a su otra hermana, Alejandra. Sin embargo, el otro vástago del ‘gran ausente’ a este acontecimiento ha preferido no hacer declaraciones sobre este polémico asunto.

Ernesto de Hannover
Ernesto de Hannover hijo en una imagen de archivo / Gtres

Lo que está claro es que su padre, jefe de la Casa Güelfa, no está conforme con este matrimonio y no tiene intención de dar su consentimiento bajo ningún concepto. Así lo afirmaba él mismo al diario alemán ‘Handels­blatt’: “Esta decisión no ha sido nada fácil para mí, ya que afecta a mi hijo. Pero me debo a la preservación y conservación de los bienes que han pertenecido a la dinastía desde hace siglos”.

El todavía marido de Carolina de Mónaco ha asegurado además que tenía la intención de iniciar acciones legales para recuperar todo el patrimonio que había puesto en manos de su primogénito. ¿Entre las propiedades más destacadas? Además de “valiosos bienes culturales de la Casa desde hace siglos”, se encuentra el castillo de Marienburg, lugar elegido por los novios en el que se celebrará este sonado enlace, situado en el territorio austro-alemán.

Castillo de Marienburg
Castillo de Marienburg / Gtres

Ernesto de Hannover no quiere que su hijo repita sus errores

Esta es una historia que se repite. Al menos, en sus inicios. De hecho, Ernesto de Hannover muestra la misma intransigencia hacia su hijo que hace años vivió en propias carnes a la inversa, cuando se casó con su primera mujer, Chantal Hochuli, en 1981. Por aquel entonces, los ya fallecidos Ernesto Augusto IV y Ortrudis de Schleswig-Holstein (padres de Ernesto y actuales abuelos del prometido) entendían que el divorcio de su hijo, cuya fama de mujeriego y de vividor le precedía, era una posibilidad muy plausible, y que esto podría poner en peligro parte de los bienes de la familia. Dicho y hecho, porque en 1997, cuando la pareja anunció su divorcio, se desencadenó una dura batalla legal.

Pese a ello, este episodio no frenó a Ernesto a la hora de repetir su error y contraer matrimonio con Carolina de Mónaco dos años más tarde, de quien, si bien se separó en 2008, no se ha llegado a divorciar. Una experiencia que ha servido para que el alemán recapacite y, quizá por eso, no quiera que su hijo siga sus mismos pasos. ¿Lo único que puede hacer al respecto? Oponerse y negar su consentimiento, teniendo en cuenta que Ernesto de Hannover Jr. es, además, el presidente actual de la Fundación de Hannover, la que maneja todas las propiedades familiares. “Su padre quiere recuperar el poder de la Fundación después de dos años, pero no creo que lo consiga“, señala a LOOK Gerardo Correas, presidente de la Escuela Internacional de Protocolo.

Sin embargo, pese a esto, el jefe de la Casa Real de Hannover puede estar tranquilo. “Hasta que su padre no fallezca o renuncie de manera oficial a la Jefatura de la Casa, Ernesto de Hannover Jr. seguirá siendo el hijo heredero, y su futura mujer, la consorte“, añade Correas.

Chantal Hochuli y Ekaterina Malysheva
Chantal Hochuli y Ekaterina Malysheva en una imagen de archivo / Gtres

Otra cuestión es a la que podría enfrentarse Carolina de Mónaco. ¿Perderá el título de princesa de Hannover? “No afecta en nada a este reconocimiento ni a su tratamiento de Alteza Real”, aclara Paco Merino, profesor de Eip y experto en casas reales. “Ernesto (padre) siempre ha sido la oveja negra de la familia. Carolina fue lista a la hora de no concederle el divorcio ya que lo único que le queda a ella es la preservación de su título de princesa de Hannover”, añade a LOOK, por su lado, la misma fuente familiar de la dinastía alemana en relación a este caso.

[Puedes leer: El motivo por el que Carolina de Mónaco podría dejar de ser princesa]

En resumidas cuentas y aunque ha tratado de evitarlo, Ernesto de Hannover va a enfrentarse, sin quererlo, a una situación que es un calco de un episodio que vivió en primera persona. Su hijo, de mismo nombre, va a casarse sin el consentimiento paterno y en el mismo lugar en el que él se casó con su primera mujer, el castillo de Marienburg. Al enlace se prevé que asistan varios representantes de las casas reales europeas -por parte de la española, podrían acudir Felipe VI, padrino de Ernesto Augusto, y la reina emérita, doña Sofía, por ser prima de su padre-.

Últimas noticias