DEFENSORA DE LOS TIBURONES

El desafortunado comentario de Charlene de Mónaco

Charlene de Mónaco
Charlene de Mónaco en una imagen de archivo / Gtres

Charlene de Mónaco vuelve a estar en el punto de mira. Si las críticas por sus continuas e inexplicables ausencias en actos públicos no fueran suficiente, ahora la Princesa se encuentra en el foco de la polémica por unos desafortunados comentarios.

Charlene de Mónaco
Charlene de Mónaco en una imagen de archivo / Gtres

La esposa de Alberto de Mónaco es una firme defensora y amante de la naturaleza, especialmente del mar, algo que le viene de su época de nadadora. Sin embargo, salir en defensa de los depredadores oceánicos podría costarle muy caro.

[Puedes leer: Carlota Casiraghi o cómo mezclar lo imposible y ser lo más]

La Princesa ha respondido a unas declaraciones del surfista Kelly Slater, que justificó la masacre de tiburones en  isla  Reunión tras un nuevo ataque a un deportista en una de las playas a las afueras de la isla. Ante esto, la madre de Jaime y Gabriela declaró: “Sin estos depredadores, el planeta no podría funcionar de la manera adecuada. Siento mucho lo que le ha pasado a este joven, pero estaba nadando en aguas turbias, una zona que es especialmente atractiva para estos depredadores y donde la natación está prohibida”. 

Charlene de Mónaco
Charlene de Mónaco en una imagen de archivo / Gtres

Las reacciones a los comentarios de la Princesa no se han hecho esperar. Y es que la asociación de víctimas de ataques a tiburones no ha dudado en criticar la actitud de la ex nadadora. A través de su cuenta de Facebook,  el colectivo ha afirmado que: “La reputación y rango de la Princesa provoca que cualquiera de sus alegaciones tenga un gran impacto en la sociedad y en los medios de comunicación. Por eso, una mujer deportista como ella no puede defender a un depredador frente a un ser humano”

[Puedes leer: El motivo por el que Carolina de Mónaco podría dejar de ser princesa]

Por si esto no fuera suficiente, también han criticado la situación privilegiada de los herederos, quienes gracias a su condición pueden disfrutar bañándose en playas y piscinas libres de todo peligro, algo que los habitantes de Reunión, que en gran medida viven en el umbral de la pobreza, no pueden hacer. Es por esto que también tienen el derecho de bañarse en una playa sin tener que temer por el ataque de un tiburón. 

De momento, desde el Principado no ha habido respuesta pero, una vez más, la polémica en torno a la esposa de Alberto de Mónaco está servida.

Últimas noticias