IMPACTANTE REVELACIÓN

Al Fayed: “El Duque de Edimburgo asesinó a Diana”

Al Fayed: “El Duque de Edimburgo asesinó a Diana”
Diana de Gales en una imagen de archivo / Gtres

20 años después de la muerte de Diana de Gales aún siguen sin resolver muchas incógnitas sobre el accidente de tráfico en el que perdió la vida. Desde el primer momento, el padre de Dodi Al Fayed, entonces pareja de la Princesa, dudó sobre la versión oficial. Muchos fueron los factores que le hicieron pensar que el accidente fue algo premeditado.

Diana de Gales
Última imagen en vida de la Princesa / Gtres

Ha sido la escritora Concha Calleja ha realizado un intenso trabajo de investigación sobre las causas de la muerte de Diana. Bajo el título Diana, Réquiem por una mentira, la escritora analiza todos los detalles de la noche en que falleció la Princesa y ofrece todas las teorías sobre el fatal desenlace.

La autora ha entrevistado a Mohamed Al Fayed (88), quien desde un principio inició una cruzada personal para esclarecer todos los datos relacionados con el fatal accidente. Al Fayed invirtió más de tres millones de libras en una investigación paralela a la oficial. El que hubiera sido suegro de Diana ha asegurado a Calleja que Diana le confesó que tenía miedo por su vida: “Si algún día me pasa algo a mí, puedes estar seguro de que el príncipe Felipe y la inteligencia británica tienen algo que ver” – dijo la Princesa a Al Fayed.

[Puedes leer: El misterio en torno a la estatura del príncipe Carlos de Inglaterra y Lady Di]

Debido a esta confesión, el dueño de Harrod’s no tiene reparos en acusar directamente al Duque de Edimburgo de la muerte de su hijo: “Diana fue asesinada por el marido de la Reina, que es un auténtico nazi”. Una grave acusación que nunca podrá ser demostrada, ya que los cuerpos de su hijo y la Princesa fueron incinerados.

Mohamed Al Fayed
Mohamed Al Fayed / Gtres

No es ningún secreto que la madre de Guillermo y Enrique de Inglaterra se sentía acosada y llegó a temer por su vida. A su mayordomo le dijo una vez que “un día iba a ocurrir una desgracia”, debido a que la persecución mediática le hacía tomar medidas a la desesperada. Además, en una ocasión tuvo que recurrir a un abogado al descubrir que no funcionaban los frenos de su coche.

La propia Princesa llegó a escribir: “Estoy aquí sentada en mi mesa, en octubre, anhelando a alguien que me abrace y me dé fuerzas para mantenerme fuerte y con la cabeza bien alta. Esta etapa particular en mi vida es la más peligrosa… mi marido está planeando “un accidente” con mi coche. Una avería en los frenos y graves heridas en la cabeza, para así dejar el camino libre”. Un pensamiento absolutamente premonitorio de cuál sería su final.

Diana de Gales
Diana saliendo del Ritz de París / Gtres

La autora desgrana los diversos condicionantes que pudieron influir en que el accidente se produjera. Por un lado, la presión de los fotógrafos esa noche fue exagerada en comparación con otras ocasiones, lo que llevó al chófer Henri Paul ha buscar una ruta alternativa a la habitual. Por alguna razón desconocida, el conductor se decantó por el camino más largo; una decisión que podría haberle sido impuesta ya que después se descubrió que en sus cuentas había cantidades que no se correspondían con su sueldo.

[Puedes leer: 8 revelaciones de Diana de Gales en el vigésimo aniversario de su muerte]

Por si esto fuera poco, no se conservan los informes médicos de las víctimas, que tardaron más de 45 minutos en ser atendidas por los servicios de urgencias. Un valioso tiempo que le costó la vida a Diana, que junto a su escolta fueron los únicos que no fallecieron en el acto. Sospechoso es también que las cámaras de tráfico de París no funcionaran esa noche y que no se hiciera autopsia a los cuerpos. Demasiadas contradicciones e incógnitas como para poder confiar en la versión oficial.

[Puedes leer: La “trampa mortal” de la princesa Diana: sale a la luz el dato más revelador de su fallecimiento]

Al Fayed no se rinde. Está convencido de que Dodi y Diana esperaban un hijo; un  bebé que hubiera resultado un problema para los Windsor:  “No querían que los príncipes Guillemo (34) y Enrique (32) pudieran tener un hermano o una hermana de una raza diferente. Es una locura que sigan viviendo en el pasado y que se crean que están por encima de la ley, que son gente diferente y que pueden hacer lo que quieran. Lo que me han hecho a mí y a la princesa Diana no voy a dejar que quede impune”– sentencia el empresario.

Comentar

Últimas noticias