BODA "CASI" REAL

Los 7 detalles que quizá todavía no sepas de la boda de Pippa Middleton

Pippa Middleton y James Matthews
Pippa y James Matthews / Gtres

El pasado sábado, la localidad británica de Buckleberry se convirtió en uno de los centros neurálgicos de la actualidad mundial. Pippa Middleton, hermana de la Duquesa de Cambridge, daba el ´sí, quiero´ a James Matthews en una aparentemente íntima ceremonia que generó casi tanta expectación como la de los propios duques. Una boda por todo lo alto cuyo coste inicial estaba cifrado en 300.000 euros pero que terminó transformándose en una cifra mucho más elevada. 

CONSULTA LA GALERÍA

En LOOK hemos analizado algunos de los detalles más secretos del enlace como la hora a la que terminó la animada fiesta nupcial o la entrada en escena de Meghan Markle, novia del príncipe Harry, la otra protagonista de la boda.

[Puedes ver: Así será la “Luna de Miel” de Pippa Middleton y James Matthews]

Pippa y James Matthews
Pippa y James Matthews / Gtres

El verdadero coste

En un primer momento se dijo que el enlace iba a costar casi 300.000 euros, sin embargo, esta cifra ha sido bastante superior, algo que no es un problema para una fortuna como la de James Matthews. Más de un millón de libras entre catering, alquiler de vehículos, decoración, entretenimiento…Una cifra nada desdeñable si se tiene en cuenta el carácter privado de la celebración.

Medidas de seguridad

No ha habido fotos del interior de la boda y las medidas de seguridad han sido extremas. Los novios insistían en que se trataba de un acto íntimo y privado y han hecho todo lo posible por preservarlo. Según los propios invitados, había un equipo de seguridad encargado de evitar que se hiciese cualquier fotografía con un teléfono móvil, bajo la posibilidad de ser expulsados del recinto. Además, se instaló un circuito cerrado de cámaras de seguridad para controlar hasta el mínimo detalle y se entregaron, hace varios meses, unos brazaletes a los invitados a la fiesta para evitar cualquier intruso.

Presencia española

Es de sobra conocido el gusto de la Duquesa de Cambridge por la moda española. En esta ocasión, Kate Middleton ha vuelto a confiar en una firma nacional para vestir a sus niños, George y Charlotte. Concretamente, en la marca Peppa & Co. que ha sido la encargada de los trajes de dama de honor y paje de los pequeños. Pero si esto no fuera suficiente, además, la novia ha confiado en Pronovias para su su segundo vestido, un diseño del que no se tienen muchos datos pero que se sabe que lució durante la recepción en casa de sus padres.

Fiesta hasta el amanecer

Aunque la celebración religiosa fue a las 11:00 de la mañana hora local, los novios y sus invitados aguantaron de fiesta hasta bien entrada la noche. De hecho, según apuntan varios medios británicos, el baile se prolongó hasta aproximadamente las tres de la mañana y por si eso fuera poco, a la mañana siguiente aún tenían ganas de un desayuno con quienes se quedaron a dormir en las inmediaciones. Pocas horas después, los recién casados salían rumbo a su paradisíaca luna de miel.

¿Dónde estaba Meghan?

Meghan Markle era una de las más esperadas, sin embargo, la joven actriz no quiso convertirse en protagonista y decidió no asistir a la ceremonia religiosa. Mientras todos los medios creyeron que Meghan estaba esperando en Kensignton Palace y que el príncipe Harry abandonó la iglesia para ir a recogerla hasta allí, lo cierto es que Meghan no estaba muy lejos. La novia del hijo menor de Carlos de Inglaterra se encontraba en Englefield House, muy cerca de la propiedad de los Middleton. Aunque no se han visto imágenes de la joven, sí se ha podido saber que Meghan disfrutó de una divertida velada y se sintió muy integrada en la familia.

Menú nupcial

Más de 20.000 canapés de las mejores exquisiteces. Caviar de beluga donado por una fuente anónima, jamón ibérico,  espárragos, carpaccio, foi-gras y langosta fresca. Todo ello acompañado de las mejores salsas, vinos y champán frances.  Para los más pequeños, un menú especial con sándwiches, crudités y por supuesto, el delicioso pastel nupcial.

Compuesto y sin novia

El padrino, Spencer Matthews, hermano del novio, tuvo que resignarse a estar solo, ya que Pippa vetó a su novia, la modelo Vogue Williams. Lejos de ofenderse, Spencer mostró su mejor sonrisa y derrochó simpatía. Mientras tanto, su novia disfrutaba de unos días de trabajo en Dublín. Ahora, por fin, ya se han reunido en Escocia. ¿Cómo será su primer encuentro con Pippa?

Últimas noticias