Consultamos a un experto

Si las miradas matasen: lo que dicen los gestos de Letizia y Cristina

Análisis no verbal del encuentro de la Familia Real
Análisis no verbal del encuentro de la Familia Real / Gtres

Los Reyes actuales, Felipe y Letizia, los eméritos, Juan Carlos y Sofía, y las infantas Elena y Cristina han coincidido por primera vez tras la sentencia del Caso Nóos en el funeral de Alicia Borbón Parma en la tarde de este pasado jueves. Era la reaparición más esperada de una exduquesa de Palma que vuelve a compartir escenario con su familia en calidad de absuelta. Su presencia en el Palacio Real ha suscitado todo tipo de comentarios y ha dejado momentos tensos como el que se produjo cuando irrumpió en la capilla doña Letizia, con quien Cristina evitó cruzarse la mirada. Pero, ¿qué significado tienen sus gestos? ¿Y sus miradas? Para dar respuesta a estas y otras preguntas,  LOOK se ha puesto en contacto con un experto en lenguaje no verbal para analizar cómo ha sido este esperado reencuentro más allá de lo que en apariencia puede apreciarse en las fotografías.

[CONSULTA NUESTRA GALERÍA]

Lo primero que se debe destacar es la indiferencia de Letizia frente a la mirada de la infanta Cristina. La Reina, “de rostro hierático, frente diferenciada, ojos muy tónicos y protegidos que la dotan de independencia y profundidad de pensamiento” suma una serie de atributos que le dan como resultado “un criterio propio con notable sentido de la previsión” y “un carácter exigente con temperamento fuerte”.

Sentimientos apasionados en los que no hay medias tintas. En su caso, “solo cabe el amor o el odio”, cuenta el Dr. Julián Gabarre, fundador del Instituto Superior de Morfopsicología (ISM)Además, el experto contrapone la actitud de la monarca frente a la de su cuñada, hasta ahora ‘oculta’ en su casa de Ginebra tras saberse la sentencia que libró a su marido, Iñaki Urdangarín, de la cárcel. “Coincide con Letizia en su fuerte carácter y esto se aprecia porque su zona emocional (nariz y pómulos) y la instintiva (mandíbulas, boca y mentón) son ligeramente más pequeñas que sus ojos, que además miran con recelo a los actuales reyes”. Una mirada que, si matase, pondría a la reina en jaque.

Diferencias ‘no verbales’ entre el rey Felipe y su padre

Los reyes actuales frente a los eméritos
Los reyes actuales frente a los eméritos / Gtres

[Puedes leer: Juan Carlos y sus ‘amantes’ más peligrosas]

Por otro lado, el autor de los libros ‘El rostro y la personalidad‘ destaca las principales diferencias entre el rey emérito y su hijo, Felipe VI. “Juan Carlos es la estructura de un eterno adolescente, poco riguroso que le es imposible prever lo inesperado, es decir, poco responsable de sus actos”, mientras que, por otro lado, su hijo “posee una mente adulta, reflexiva, prudente, rigurosa y con independencia, selectividad en la observación, de pensamiento y criterios propios”. Estas diferencias muestran como resultado a un rey actual más responsable con el cargo que ocupa que con su propia familia. Un detalle que, para el experto, beneficia a Letizia. “Ya se ha despegado de la figura de la madre, que es el reflejo de desapego del núcleo familiar, al que aspira de manera inconsciente toda esposa en relación a su suegra”. Además, con respecto a Felipe y su hermana Cristina: “El Rey le retira rápidamente la mirada a Cristina cuando ella esboza una ligera sonrisa. Un mensaje en el que claramente le dice ‘aún no estoy contigo'”.

El experto concluye el estudio haciendo referencia al “sentido abrazo” de Cristina hacia su padre en la llegada del emérito a la iglesia. Don Juan Carlos pasa de largo de su hija Elena y se acerca directamente a Cristina, quien previamente le ha ‘tirado’ un beso. Un hecho que refleja que “el emérito tiene un trato mucho más rutinario con Elena, la debe de ver más a menudo. Mientras que ese abrazo entre él y Cristina solo demuestra que hacía tiempo que no se veían. Juan Carlos siente un gran apego por ella, y es un sentimiento que solo una persona que es padre puede llegar a entender.”

Últimas noticias