Según el Tribunal de Bruselas

Buenas noticias para el rey Alberto de Bélgica: no es el padre legal de Delphine Boël

Buenas noticias para el rey Alberto de Bélgica: no es el padre legal de Delphine Boël
Delphine Boël y Alberto II en imágenes de archivo / Gtres

La demanda de paternidad presentada por la escultora belga, Delphine Boël, contra Alberto II de Bélgica ha sido desestimada por el Tribunal de Bruselas al considerarla “infundada e inadmisible”. Según ha anunciado el propio Luc Hennart, presidente de este tribunal, “no existen componentes suficientes” para admitir dicho recurso.

[Puedes leer: Alberto de Bélgica da esquinazo al juicio sobre su paternidad]

La escultora, que cuando presentó la demanda tenía 46 años (hoy tiene 49), esperó a que el Rey de Bélgica tuviera inmunidad judicial para sentarle en el banquillo. El monarca abdicó en favor de su hijo en septiembre de 2014, precisamente dos meses  después de que estallase el escándalo de su supuesta hija. Desde este momento, la batalla por obtener su ‘paternidad legal‘ ha sido constante para Delphine, cuya sentencia pública estima este martes que su versión de los hechos es “infundada e inadmisible” y, por tanto, no se puede validar legalmente su relación paterno-filial.

Además, el tribunal de Bruselas establece que hay otros factores que juegan en contra de Boël. Aunque hace unos años la escultora presentó ante la justicia una prueba de ADN que demostraba que era hija biológica de Alberto de Bélgica, ahora el juez considera que hay “pruebas de filiación” determinantes entre Delphine y Jaques Boël, el hombre con el que ha vivido y que reconoció legalmente a la hija de Sybille de Selys-Longchamps cuando nació la pequeña. Para el tribunal resulta imprescindible invalidar la relación paterno filial entre Jaques y Delphine antes de admitir la demanda de paternidad que la artista presentó contra el rey Alberto. Según explica Luc Hennart, en este contexto, quien se ha hecho cargo de Delphine durante su infancia es legalmente su padre, Jaques Boël, argumentando que “en derecho civil, la filiación no consiste solo en un hecho biológico suficiente como tal”.

Alberto II de Bélgica
Alberto II de Bélgica en imagen de archivo / Gtres

En 2013, se admitió su descendencia, pero no de manera pública

Tras este nuevo varapalo judicial, Boël no piensa rendirse. Con anterioridad, el Tribunal Constitucional sí admitió su demanda y eso le da fuerzas para recurrir este último veredicto. “Queremos hacer un llamamiento público contra esta decisión”, han dicho sus abogados.

[Puedes leer: En busca del padre perdido]

Cabe reseñar que, en el último encuentro, sucedido el pasado 21 de febrero, las dos partes se reunieron en una última audiencia con el tribunal. Una en la que, el rey emérito de Bélgica, nunca se personó.

Según la defensa de la escultora, Alberto II habría tenido una relación con la baronesa Sybille de Selys-Longchamps, madre de Delphine, un hecho que él siempre ha negado. La existencia de esta relación salió a la luz en 1999, como consecuencia de la publicación de una biografía no autorizada de la reina Paola.

Aunque en 2013, la justicia admitió su descendencia, diferente es reconocerlo públicamente, ya que en ese caso, tendría derecho a una parte de la herencia del monarca. “Para ser padre legal no basta con ser padre biológico, ya que se precisa una relación en el tiempo que nunca existió“, dijeron entones, los magistrados del caso. Por esta razón, y emprendida ya esta guerra desde entonces, este martes sus abogados concluyen, según el diario’Le soir’: “Esperamos, con optimismo, que el procedimiento, que solo tiene por objeto permitir a la realidad jurídica del origen de nuestro cliente, coincida con los hechos”.

Últimas noticias