Menu Todas las secciones

El título de Princesa de Hannover se tambalea

El motivo por el que Carolina de Mónaco podría dejar de ser princesa

Carolina de Mónaco en imagen de archivo / Gtres

Carolina de Mónaco podría dejar de ser la Princesa de Hannover. Un título nobiliario que ve amenazado desde que su hijastro -y ahijado de Felipe VI-, Ernesto Augusto de Hannover Jr., de 33 años, se comprometiera el pasado verano con la diseñadora rusa Ekaterina Malysheva, de 30. Además, esta boda puede traer consigo la presión del futuro novio para que su padre le pida, por fin, el divorcio oficial a Carolina, de la que está separado desde el año 2009.

Precisamente, fue este noble título la causa por la que, en su momento, Carolina de Mónaco no quiso divorciarse. Aunque se separara hace ocho años de Ernesto de Hannover, nunca quiso perder esta dignidad. Y así se respetó, previo acuerdo por ambas partes, y pese a que el soberano haya tenido relaciones posteriores.

Ernesto Augusto y su hermano Christian
Ernesto Augusto y su hermano Christian de Hannover en Marienburg, donde se celebrará la boda (Gtres)

El hijo de Ernesto y su pareja llevan saliendo desde hace más de cinco años

Pero ahora todo puede cambiar para Carolina. Este título se tambalea desde que, el pasado verano, el hijo de Ernesto de Hannover le pidiera la mano a su joven novia, en la paradisíaca isla griega de Spetses, en el Golfo Sarónico. De hecho, el hijo mayor del Jefe de la Casa de Hannover y su pareja llevan saliendo desde hace más de cinco años y viven juntos en Londres desde hace uno. “Se quieren mucho y hacen una pareja ideal. Ernesto Augusto consideraba que era hora de casarse”, explican las amistades del príncipe, quien desde 2004 gestiona el fabuloso patrimonio de su familia, una de las más antiguas de la nobleza europea, según recoge el diario ‘ABC’.

A partir de este sonado acontecimiento, que se celebrará el próximo 8 de julio en el castillo de Marienburg -Residencia de la Casa de los Güelfos desde hace más de 150 años-, Carolina de Mónaco ya no puede hacer nada por impedir que le soliciten el divorcio. Y, por tanto, perder el título de princesa de Hannover y duquesa de Brunswick-Lüneburg que le fue otorgado cuando se casó con Ernesto en 1999. Uno de los títulos nobiliarios con más historia entre las familias reales europeas.

castillo de Marienburg
Fachada exterior del castillo de Marienburg (Alemania) / Gtres

Tendrá que ‘conformarse’ con ser princesa de Mónaco. Un título que, por otra parte, la hija de los príncipes Raniero III y Grace de Mónaco no despreciará, teniendo en cuenta que el patrimonio de la Casa Real monegasca iguala el PNB del país -Mónaco genera 7,62 mil millones de euros anuales-. Sin duda, una de las ‘joyas’ de la corona mejor guardadas.

La nueva princesa de Hannover y duquesa de Brunswick-Lüneburg

Ekaterina Malysheva
Ekaterina ‘Katya’ Malysheva / Gtres

Nacida en Rusia  y criada en Praga, Ekaterina Malysheva (30) será, en su lugar, la nueva princesa de Hannover. Pero antes de que Carolina y Ernesto se divorcien, por lo pronto, tendrá que conformarse con ser princesa heredera, además de duquesa de Brunswick-Lüneburg. 

Ekaterina es una prestigiosa diseñadora de las altas esferas gracias a su firma EKAT, entre cuyas clientas están Poppy Delevigne, Sienna Miller o Miley Cyrus -quienes, seguramente, estarán invitadas al enlace-. Además, su sueño es vestir a Madonna.

Esta joven rusa es hija de una actriz de teatro y un empresario de la industria del petróleo y del gas de Moscú. Con 19 años se instaló en Londres para estudiar, aunque, desde entonces, ha viajado mucho, algo que está entre sus mayores aficiones.

Comentar

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies