La otra cara de la moneda

El feliz retrato de una Familia Real lejos de Marta Gayá

El retrato de la Familia Real en los noventa
Ver Galería
El retrato de la Familia Real en los noventa (CONSULTA NUESTRA GALERÍA) / Gtres

Pese al romance secreto que mantuvieron el entonces Rey Juan Carlos con Marta Gayá desde finales de los ochenta hasta 2003, la Familia Real mostró un retrato muy diferente al que refleja hoy la prensa española. Un retrato en el que podemos ver, en fotografías oficiales, a los entonces monarcas con sus hijos durante los años noventa. La misma década del idilio destapado.

[Puedes leer: El Rey Juan Carlos ya tiene Whatsapp con foto de galán de cine] 

Los posados oficiales durante la década de los noventa eran condición para que la Familia Real formara su propia imagen de la marca España. Y los había, tanto de los reyes, don Juan Carlos y doña Sofía, como de la familia al completo. Con sus hijos, Elena, Cristina y Felipe.

A estos retratos incorporarían posteriormente a los prometidos de las infantas, Jaime de Marichalar e Iñaki Urdangarín. Sobre ellos, míticas son las estampas en las que el rey emérito acompañaba a sus hijas al altar. A Elena, el 18 de marzo de 1995, y a Cristina en Barcelona, el 4 de octubre de 1997. Dos bodas reales que, después, quedarían empañadas por el divorcio de Elena -con previo “cese temporal de su convivencia” el 13 de noviembre de 2007-, y por el escándalo del Caso Nóos, que salpicaría directamente al todavía marido de Cristina.

Juan Carlos y doña Sofía con el cardenal Suquia
Juan Carlos y doña Sofía con el cardenal Suquia en Loyola, en 1991 / Gtres

[CONSULTA NUESTRA GALERÍA]

Pero antes de ésto vinieron otros posados, como la pedida de mano de Simoneta Gómez-Acebo con Fernández Sastrón en septiembre de 1990. Y, más allá de los posados, el rey ocultó muy bien su amistad especial con Marta Gayá gracias a imágenes que todos recordaremos, como la que comparte con el patrón Fernando León en Mallorca o el recibimiento de los toreros Joselito y Francisco Rivera en la corrida de la beneficencia, en Madrid en 1997.

Visitas oficiales tampoco faltaron en Casa Real. Por ejemplo, fue histórica la visita de Bill Clinton y de su mujer, Hillary Rodham Clinton, el 8 de julio de este mismo año. Y resulta irónico recordar este acontecimiento porque, al año siguiente, saltaría el famoso escándalo de Mónica Lewinsky, que salpicó al entonces presidente norteamericano, en contra de la discreción que Juan Carlos aún mantenía con Gayá.

Sin embargo, aunque la prensa española protegía a su Rey en aquella época, hubo escapadas para la posteridad, como las que realizaba Juan Carlos a Candanchú para esquiar, mientras sostenía este idilio.

Una historia siempre oculta que pudo eclipsarse con momentos tan entrañables como el recibimiento de Felipe Juan Froilán a la familia, entre otras históricas anécdotas. Esta sucedió en el verano de 1998.

La aparente felicidad de la Familia Real entre Zarzuela y Marivent

Posado de la Familia Real en 1990
Posado de la Familia Real en el verano de 1999 / Gtres

Además de todas estas pinceladas bucólicas e irrepetibles, cabe rescatar, también, los inolvidables veranos en Marivent con sus correspondientes posados, así como otros acontecimientos oficiales en los que el Rey siempre supo mantener la compostura.

Una compostura que sirvió de ‘pegamento’ para una aparente felicidad, resultante de regatas de vela -como las celebradas en Palma a mediados de los noventa-; Copas de golf -como la Ryder Cup de septiembre de 1997 a la que acudió con su hermana, doña Pilar-; Y retiros de esquí -como el del Campeonato Mundial alpino en Sierra Nevada en 1996 con su hijo-. Todo, en la misma época en la que Juan Carlos ocultaba su vida paralela con Gayá.

Las recepciones en Zarzuela o las misas de Pascua también han sido condición ‘sine qua non’ los reyes, hoy eméritos, no habrían podido proteger la corona de los líos de faldas de don Juan Carlos. De hecho, en 2004, recuperamos una fotografía en donde la ya hoy Reina Letizia estaba completamente integrada en la familia.

Sin duda, una serie de estampas muy diferentes a la imagen que nos queda hoy de la Familia Real española. Y más desde el destape de las grabaciones exclusivas que hoy publica OKDIARIO en donde Juan Carlos confiesa que “nunca ha sido tan feliz” como con Marta Gayá.

Comentar

Últimas noticias