El triángulo amoroso de Gabriel Rufián se rompe: boda a la vista con Marta Pagola

Gabriel Rufián
El político Gabriel Rufián durante una de sus intervenciones en el Congreso de los Diputados (Foto: Gtres)
  • LOOK

Hace tan sólo seis meses era el ‘soltero de oro’ del Congreso de los Diputados. Gabriel Rufián paseaba por los pasillos de la Cámara Baja con el corazón sin dueño, tras poner fin a finales de 2018 a su relación de casi diez años con la filóloga Mireia Varela.  Precisamente entre esas paredes Rufián se recompuso y cerró ese capítulo sentimental con su exmujer, que es además madre de su único hijo Biel. En el Congreso fue capaz de mirar hacia adelante y de pasar página, abriéndose de nuevo al amor. Marta Pagola, jefa de prensa del Partido Nacionalista Vasco (PNV), conquistó al diputado de ERC.

A finales de julio de 2019, el nombre de esta periodista natural de Pamplona aparecía junto al de Rufián. Esta joven de 37 años con residencia en Madrid lleva siete años como responsable de prensa del partido EAJ-PNV en el Congreso, pero fue en 2019 cuando su nombre saltó a los medios de comunicación por su vida personal.

Ahora, parece que el amor que ha surgido en el Congreso pasará por el altar: según publica la revista Lecturas, Gabriel Rufián y Marta Pagola se darán el sí quiero este año, aunque se desconoce la fecha. El diputado de ERC y la periodista se casarán en Hondarribia (Gipúzcoa), según siempre la información de la publicación.

Aunque ninguno de los dos se ha pronunciado públicamente -y tampoco se prevé que lo hagan ya que llevan su relación sentimental con máxima discreción-, parece que su amor va viento en popa y ambos quieren ir hacia adelante.

Desgarradoras palabras de su exmujer

Mientras él vive una nueva ilusión y está feliz con Marta, su exmujer Mireia no consigue pasar página. Con una imagen en negro, Mireia Varela publicó en su perfil de Instagram cuánto echaba de menos al político.

View this post on Instagram

Despedí 2018 llorando sabiendo que perdía al amor de mi vida. Le lloré todos los días, tardes y noches. Le supliqué mil perdones y desee cada hora su vuelta. Centenares de noches en vela. Sufrimiento inconmensurable. Aislamiento del mundo. Dolor a la gente que me rodeaba. Incomprensión del prójimo, terapias y medicación. Discusiones sin fin. Dolor, dolor y más dolor. He despedido 2019 llorando sabiendo que ya no podré recuperarle. Lloro en este 2020 por perder al amor de mi vida, al que escogí como padre de mi hijo, a mi mejor amigo, a mi apoyo incondicional, a mi alma gemela, a mi amante fiel, a mi eterno defensor, a mi paciente protector, a mi infatigable luchador por mí, a mi sueño de familia ideal. No he perdido a una persona en mi vida, he perdido parte de mí misma en él. Hay cosas que el tiempo no puede curar, ni ocultar, ni cicatrizar. Hay heridas eternas. Hay amores que no mueren. Hay personas que no se olvidan. Hay momentos que no se superan. Hay errores que no se perdonan. La felicidad ni se busca ni se alcanza ni se encuentra, se construye. La vida son batallas; a veces hay que luchar y otras hay que saber rendirse. Y yo me rindo.

A post shared by Mireia Varela (@mireiavarela) on

«Lloro en este 2020 por perder al amor de mi vida, al que escogí como padre de mi hijo, a mi mejor amigo, a mi apoyo incondicional, a mi alma gemela, a mi amante fiel, a mi eterno defensor, a mi paciente protector, a mi infatigable luchador, a mi sueño de familia ideal», decía Mireia en una carta publicada hace una semana.

Temas

Lo último en Actualidad

Últimas noticias