El blog de Paloma García-Pelayo

Pantoja, fuera de combate y la alegría de los otros

Isabel Pantoja
Isabel Pantoja, fuera de combate y la alegría de los otros / Gtres

Es puro carisma, aunque algunos piensan que es más la madrastra que la cenicienta del cuento. Isabel Pantoja ha dado el espectáculo esperado en la pantalla y ha hecho más suyo que de nadie esta edición de Supervivientes, con audiencias verdaderamente galácticas. Con una situación económica desesperada, sin ingresos conocidos durante el último año y su patrimonio embargado por Hacienda casi al completo, Isabel Pantoja no tuvo más remedio que apretar los dientes y lanzarse al mar, al barro y la arena de Supervivientes con 14 mortales más. Ella debía comprase una vida, ahora bien, dejaría huella en los Cayos Cochinos. ¡Palabrita!

Tal y como adelantó la revista Semana en exclusiva, la Pantoja firmó su participación en uno de los realities más duros y que más expone a los concursantes, porque además de pasar hambre, frío, calor y duras pruebas de resistencia, muestran en cámara su físico a cara de perro y luchan mañana, tarde y noche por resistir en pequeños islotes en los que todo se graba y se recoge. La competencia era dura, muy dura. Hombre y mujeres más fuertes, más jóvenes, mejor entrenados, algunos muy fogueados en otros concursos y en platós, pero ninguno tan famoso ni tan Pantoja como ella. Los focos a su persona, como a Isabel le gusta reclamar en sus actuaciones, han estado dirigidos permanentemente a la artista.

Semejante protagonismo y exposición han dejado ver cómo se comporta con el prójimo, con sus compañeros de concurso, cómo se dirige a ellos, cómo reacciona; su miedo a la oscuridad, su arte con las manos, su voz y los pucheros improvisados; su pericia para pescar y su fragilidad de ánimo, entre otros detalles que no conocíamos hasta ahora. Solo por todo eso ha sido fabuloso verla como Superviviente durante 10 semanas.

La organización le comunicó este domingo que debía de abandonar el reality por prescripción médica, casi a la vez que uno de sus compañeros de concurso, Nicolas Vallejo-Nájera, más conocido por Colate, desvelaba en pleno directo televisivo que, en los inicios del concurso, Pantoja soltó que tenía pactadas 4 semanas y después se iba. Así de clarito lo expuso. El desmentido llegó fulminante por parte de la dirección del concurso, en voz del presentador Jordi González. Colate también ha tenido que abandonar por motivos de salud. Una fractura de clavícula y de 3 costillas le han obligado a retirarse del concurso y parece que va a dar guerra y desde luego no estará en la lista de invitados del cumpleaños de Pantoja el próximo 2 de agosto. No puedo imaginar cómo le contestará Pantoja a su vuelta.

Pantoja, fuera de combate y la alegría de los otros
Isabel Pantoja lo ha dado todo en ‘Supervivientes’ / Mediaset

Visiblemente desmejorada, Pantoja dijo sentirse desolada y triste al conocer la decisión definitiva de los médicos. La salud manda y ella ya ha hecho historia mediática con estas diez semanas de Supervivientes. Su magnífico acuerdo económico le compensa y puede marcharse tranquila. Su retirada será la noticia televisiva de la semana y entre otros motivos por la alegría que deja en los concursantes que se quedan ya en puertas de la final. Era rival casi invencible. Algunos de ellos probablemente no habrían llegado tan alto si la analítica de Pantoja no hubiese alarmado de su estado de salud. ¡Uf, una menos, ha debido pensar más de uno de ellos y de ellas! Pantoja, fuera de combate. Ya no tendrá que argumentar eso de «¿Tú qué quieres, vídeos a mi costa? ¡Pues, no!» O quizá sí, y ese algo que se le ha apagado con su marcha a Omar, de los más jóvenes de la isla, se vuelva a encender hablando de ella, de su altivez y mala uva según algunos o de su poderío y encanto, según otros. Desde luego, sin ella el concurso pierde. No es la Superviviente perfecta, ni falta que hace. Es Pantoja, espectáculo en estado puro.

Desde su marcha oficial se ha dicho de todo: desde la teoría de que la repatriación médica es sospechosa a que es la triunfadora moral. Su reaparición en tierra firme, en plató y en España será apoteósica, como la diva espera y tras los datos de su participación en el concurso, se merece. A las divas nunca les gustó perder; a Isabel, tampoco. Para su vuelta ya está todo preparado. Les contaré. | [LEER MÁS: La misteriosa desaparición que ha amargado las vacaciones a Kiko Matamoros]

Lo último en Actualidad

Últimas noticias