Libro

El último gran regalo de María de Villota

María de Villota
El legado de María de Villota / Gtres.
  • LOOK

Cinco años después de su muerte, el legado de María de Villota sigue vivo con su último regalo, el libro por escribir que dejó a su hermana Isabel

María de Villota tenía un sueño, un regalo que entregar y lo hizo poco antes de su muerte. El regalo era un libro en blanco, folios por escribir. Su hermana, Isabel, era la destinataria. Nadie imaginaba la tragedia que conmocionaría al país. Un año después del terrible accidente de automovilismo en el aeródromo de Duxford, donde perdió un ojo, llegaría la triste noticia. El 11 de octubre del 2013 María de Villota sufrió una parada cardiorrespiratoria a consecuencia del accidente. Cinco años más tarde, en el aniversario de su muerte, su hermana Isabel cumple el gran legado de María, su último regalo. Un libro de cuentos que sirve como recaudación de fondos para la Fundación Ana Carolina Díez Mahou, donde María de Villota colaboraba como embajadora.

“Ahora te toca a ti cumplir uno de tus sueños: escribir un libro”, le dijo María a su hermana. Isabel guardó el regalo, agradecida, sin saber apenas qué iba a hacer con él. Si tendría tiempo para inundarlo de palabras o, más importante, la historia con la que llenar sus páginas”, relata el proyecto del legado de María de Villota. Isabel tardó tiempo en ponerse manos a la obra. “Fue sacando fuerzas para rellenarlo, con apuntes y recuerdos de la persona que se lo había regalado”, el resultado solo tenía una finalidad: “era el cuento que todas las noches, antes de dormir, le contaba a su hija para conciliar el sueño”.

María de Villota
María de Villota, con el equipo Marussia de F1 / Gtres.

El papel de María de Villota como embajadora de la Fundación Ana Carolina Díez Mahou cobró especial fuerza tras el fallecimiento de un sobrino de la piloto a causa de una enfermedad neuromuscular. “Con las cicatrices en la cara y todavía sin estar bien recuperada, fue al entierro de un sobrino de 3 años, que falleció por una enfermedad neuromuscular. Se quedó destrozada y le comentó al padre y director de la Fundación su interés por colaborar. Es ahí cuando decide centrar su vida en poder ayudar a estos niños», explica el padre de María y ex piloto de Fórmula 1, Emilio de Villota, en una entrevista con El Confidencial.

El último gran regalo de María de Villota

El impacto y el legado que dejó María de Villota, cinco años después de su muerte, es más grande que nunca. Su familia retomó el trabajo como embajadora de María tras la terrible noticia. Su hermana, Isabel, se puso a escribir. Era el último regalo de María, y así lo llamaría al publicarlo. Numerosas personalidades del mundo automovilístico han colaborado en el proyecto, como Antonio Lobato, Marc Gené, Pedro Martínez de la Rosa o Carlos Sainz Jr. Un legado que, a partir del 17 de octubre, podrá leer todo el mundo con un gasto íntegro destinado a la Fundación. Su padre, no tiene dudas y habla con orgullo: “Ya he dejado de ser Emilio de Villota y hora soy el padre de María de Villota». Un legado que vivirá por siempre.

Temas

Lo último en Actualidad

Últimas noticias