acaba de anunciar que deja 'salvados'

Jordi Évole, de revolucionar el periodismo a mago de las finanzas

Jordi Évole
Jordi Évole, en una imagen de archivo / Gtres

Jordi Évole ha sabido hacer de la comunicación un negocio tremendamente rentable y así lo demuestra su patrimonio. Además, puede presumir de ser afortunado en el amor.

Hablar de Jordi Évole es hacerlo de uno de esos periodistas que dejan huella por su manera de entender la profesión. Su inesperada marcha de ‘Salvados’ ha dejado un hueco importante ya que a través de su programa era capaz de sacar lo mejor y los aspectos más íntimos de sus ilustres entrevistados. En su haber tiene el honor de haber sido capaz de reinventar la comunicación y con ello enriquecer su patrimonio cuantiosamente.

Jordi Évole
Jordi Évole / Gtres

Detrás de este presentador con aspecto bonachón, poblada barba y características gafas de ver se esconde un catalán, nacido en Cornellá, cuya pasión siempre fue informar y entretener. Mezcla de éxito donde las haya, Évole dio sus primeros pasos en la televisión de la mano de Andreu Buenafuente. Bajo la piel de ‘El Follonero’, hizo reír a todo un país. Pero divertir con su humor se le quedó cortó y fruto de su capacidad creativa dio el salto a ‘Salvados’. Nacido como un programa temático pegado a la actualidad, pronto logró ser emitido semanalmente, hasta convertirse en referencia de la crítica social del país, a la par que se mimetizaba con sus entrevistados. La audiencia le ha respaldado siempre. Por ejemplo, a partir de 2014 tuvo una media de 3.133.000 espectadores (un 15,2% de cuota de pantalla). Su entrevista al papa Francisco consiguió congregar a más de 4 millones delante de la pantalla.

Jordi Évole
Jordi Évole, en sus primeros años en televisión / Gtres

Los buenos números se tradujeron en un éxito ferviente y unos cuantos ceros más a su cuenta bancaria. Évole quiso crecer y así creo su propia empresa ‘Producciones El Barrio SL’. Gracias a esta productora consiguió empezar a facturar a velocidad de vértigo. Sin ir más lejos, sus beneficios netos han sido, en su último ejercicio (2018), de 997.266 euros, con ingresos de hasta 5.088.871 euros; de los cuales, 1 millón entra limpio en el bolsillo del catalán, tal y como informó Vanitatis. El patrimonio de su empresa es de 3 millones y hace poco aumentó su plantilla de 33 a 46 trabajadores, varios de ellos indefinidos y otros tantos con contratos de duración determinada.

Sus bonanzas profesionales mejoraron considerablemente su vida personal. Jordi Évole adquirió la casa donde vive hoy en día, un bajo con jardín de 280 metros cuadrados, ubicado en Santa Coloma de Cervelló, una localidad del Bajo Llobregat a 20 kilómetros de Barcelona. Eso durante otoño y en invierno porque la época de buen tiempo la pasa en su domicilio del Port de la Selva, una casita de 35 metros cuadrados con piscina idílica para los meses estivales.

Su vida personal

Detrás de este mago de los negocios y en un segundo plano mediático, se encuentra su mujer, Ester Delgado. Se casaron felizmente hace tiempo y tuvieron un niño que les da alegría día a día. Su mujer está dedicada a la fotografía, su pasión y ambos disfrutan de una vida placentera gracias, entre otras cosas, al gran colchón económico del que disfrutan.

Évole
Évole con su mujer e hijo / Gtres

De ser un ‘follonero’ que hacía reír a presumir de un patrimonio saludable, todo con el sudor de su frente y su habilidad para hacer un periodismo que gusta y engancha, como demuestran los datos de audiencia. No obstante, no se ha librado de las críticas y ha sido esclavo de sus palabras. Durante una entrevista con ‘La Vanguardia’ en 2012 aseguró que «¡Hay que cambiar ya el chip!: es idiota admirar y envidiar al que acumula dinero y propiedades… ¡Veámoslo ya como a un gilipollas! Tener pasta es ya tener un problema». Unas declaraciones que en ocasiones le han recordado, ahora que factura tanto y tan bien.  | [LEER MÁS: Amaia Romero se la juega en su peculiar debut musical].

Lo último en Actualidad

Últimas noticias