Cronología de sus dos semanas más trágicas

Iker Casillas y Sara Carbonero: la quincena maldita que cambió sus vidas para siempre

Iker Casillas, Sara Carbonero
Iker Casillas y Sara Carbonero a la salida del centro médico / Gtres

No corren buenos tiempo para Casillas y Carbonero, en tan solo 15 días él ha sufrido un infarto y a ella han tenido que operarla de un cáncer de ovario

Cuando Iker Casillas y Sara Carbonero se despertaron la mañana del pasado día 1 de mayo, poco podían esperar el suceso que tendría lugar ese día, y mucho menos todo lo que ha venido después. Ese miércoles, el portero acudía con normalidad a su entrenamiento con el Oporto y la periodista se encontraba en Tarifa, realizando una entrevista a la campeona de surf Gisela Pulido para su sección en Deportes Cuatro.

A media mañana se precipitaban los acontecimientos. Iker era trasladado al hospital y operado de urgencia tras sufrir un infarto mientras entrenaba. Sara se enteraba cuando ya estaba en el aeropuerto de Madrid esperando para coger un vuelo que la llevara de vuelta a casa, a Oporto. Hizo, probablemente, uno de los viajes más difíciles de su vida. Cuando llegó junto a su marido la peor parte había pasado, ya estaba operado y todo había salido bien.

Pasaron cinco noches en el hospital controlando la evolución favorable y, el lunes 6 de mayo, el guardameta por fin era dado de alta. Visiblemente emocionado, Casillas agradeció el inmenso cariño recibido y de la mano de Sara puso rumbo a casa para retomar la normalidad. Isabel Jiménez, íntima amiga de Carbonero, se trasladó con su bebé recién nacido a Oporto para estar a su lado en esos primeros días. Nadie podía imaginar que las malas noticias no habían terminado entonces.

Iker Casillas y Sara Carbonero
El portero estaba muy emocionado a su salida del hospital /Gtres

Iker mejoraba poco a poco y animó a Sara a seguir adelante con sus compromisos profesionales. La vida tenía que seguir. Así, el jueves 9 de mayo la periodista puso rumbo a Ibiza para presentar la nueva colección de ropa de baño de Calzedonia, firma de la que es imagen junto a Paula Echevarría. Sus declaraciones ante los medios fueron tranquilizadoras: todo estaba en orden y la prioridad era vivir y olvidar los miedos.

Pero el destino no escuchó sus deseos. Al día siguiente, antes de regresar a Oporto, Sara acudió a una revisión ginecológica en el hospital Ruber en Madrid según informa SEMANA. Allí, el mundo se volvió a derrumbar a su alrededor. Su ginecóloga de confianza tuvo que anunciarle que tenía un tumor maligno en un ovario.

Bañadores Calzedonia
Sara Carbonero cumpliendo sus compromisos profesionales / Gtres

Otro vuelo angustioso de vuelta a casa, está vez preocupada por si misma y por las noticias que debía trasmitir a su llegada. Un fin de semana en familia marcado por la preocupación y contando las horas para que llegara el día de la intervención. Ha sido este martes cuando la periodista ha sido intervenida y, según el parte emitido por el propio centro hospitalario, permanece ingresada.

“Todavía me quedan unos meses de lucha mientras sigo el tratamiento correspondiente” decía cuando explicaba lo ocurrido en Instagram. Sin duda, a la pareja le encantaría poder borrar del calendario los primeros 15 días del mes de mayo. Pero ante la imposibilidad, optan por estar unidos, por el optimismo, por luchar juntos y por recuperarse para seguir adelante.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias