El detalle que tira por tierra el look de princesa de la Reina Letizia

Letizia 12 octubre
La Reina Letizia durante el pasado 12 de octubre / GTRES
  • LOOK

La Reina Letizia se ha convertido en la protagonista del fin de semana con un look de princesa que escondía un terrible error de estilo

Ser Reina de España no es fácil. Aunque Doña Letizia ya dejó claro en su momento que para ella la Corona es un trabajo, la mujer de Felipe VI es tan cuidadosa con su imagen en sus escapadas privadas como en los actos oficiales y no es habitual ver a la que fuera periodista protagonizando un ‘momentazo’ digno de galería de los horrores (y errores) como el del pasado 12 de octubre.

Como cada Día de la Hispanidad el estilismo elegido por la Reina fue examinado con lupa por expertos y el público en general. Su vestido de Felipe Varela en rosa talco sorprendió más por el color y los tejidos que por la silueta, ya que el corte camisero con falda larga no es nuevo en el vestidor de la asturiana. Con mangas transparentes, cuello Peter Pan y bordados de mariposa, la madre de Leonor y Sofía lució, sin duda, el que ha sido su look más dulce hasta el momento. Pero hubo un detalle que rompía con la magia del estilismo y que, de estar inspirado en la famosa historia de los Hermanos Grimm, inclinaba la balanza más hacia el lado de una hermanastra que al de una princesa de cuento llamada Cenicienta.

La Reina Letizia durante el pasado 12 de octubre / GTRES
La Reina Letizia durante el pasado 12 de octubre / GTRES

Como calzado Doña Letizia eligió unos de sus zapatos comodín; los mules de Steve Madden en tono nude y con tira de vinilo transparente. Pero, aunque ya los ha lucido con anterioridad, esta vez le jugaron una mala pasada ya que le quedaban visiblemente pequeños.

Letizia 12 octubre
La Reina Letizia durante el pasado 12 de octubre / GTRES

La pegatina que se aprecia en las suelas de los tacones indica que, quizás, la nuera de Don Juan Carlos y Doña Sofía estaba estrenando un nuevo par de los que ya son unos de sus zapatos fetiche. Teniendo en cuenta la obsesión de la de Oviedo durante sus primeros años como consorte del Príncipe Felipe por encontrar un calzado cómodo con el que combinar sus conjuntos, el error de cálculo parece inexplicable. Si al renovarlos ha habido un ‘baile’ de tallas es algo que nunca se sabrá, pero que los finos y delicados pies de la Reina no vivieron su mejor día es un hecho del que, a la vista de las imágenes, nadie puede dudar.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias