EN IMÁGENES

EN IMÁGENES | La otra ocasión en la que vimos a Marta Ortega vestida de novia

Marta Ortega
Ver Galería
EN IMÁGENES | La otra ocasión en la que vimos a Marta Ortega vestida de novia

Este viernes se casa ante notario en la casa familiar

La gran fiesta será este sábado en Casas Novas y ante 400 invitados

Llegó el gran día, viernes 16 de noviembre de 2018: la cuenta atrás para que Marta Ortega y Carlos Torretta llega a cero. La gran boda del otoño estará dividida en dos grandes actos de celebración. El primero, hoy mismo en la casa familiar de Amancio Ortega en el Paseo de la Dársena, junto a la exclusiva zona de El Parrote, a la que solo acudirán las personas de su entorno más cercano, unas 50, aproximadamente. El encargado de casarles va a ser Francisco Manuel Ordóñez, amigo personal del magnate de Inditex, que oficiará la ceremonia antes de trasladar la celebración al Club Náutico, donde se dará un cóctel y un convite de la mano del reputado chef Ricardo Sanz, cocinero de Kabuki. Solamente el arrendamiento del sitio para la celebración de este evento les ha costado 28.000 euros. Para el sábado quedará la gran fiesta, ante 400 invitados y con un escenario de ensueño para Marta Ortega. El Centro Hípico de Casa Novas es el lugar elegido para una fiesta de etiqueta para conmemorar el nuevo matrimonio de la hija de Amancio Ortega, que siente devoción por la equitación. Pero, ¿cómo fue la primera boda de Marta? Los detalles, a continuación. 

Su ‘sí, quiero’ con Sergio Álvarez Moya

El amor por la hípica unió a Marta Ortega con Sergio Álvarez Moya. Un noviazgo de tres años que sumó otros dos como marido y mujer, de la relación nació el único hijo de Marta Ortega.  El romance se llevó de manera muy discreta y los gestos de cariño solo se pudieron ver en sus asistencias a eventos hípicos. La boda se mantuvo en un perfil bajo, sin grandes alardes ni excentricidades. Aquel 19 de febrero de 2012, la sobriedad fue la gran definición del convite, que reunió a doscientos invitados en el pazo familiar de Anceis, localidad de A Coruña, mismo lugar donde su padre se casó con su madre, Flora Pérez, en el 2001.

El vestido, de Narciso Rodríguez

La hija de Amancio Ortega recurrió a su gran amigo Narciso Rodríguez para vestir de blanco en su primera boda. La elección fue un vestido de tirantes con escote en V, de estilo clásico y silueta marcada. Pese a que el diseño fuera firmado por Rodríguez, fue la marca familiar, Zara, la encargada de confeccionar el vestido.

Solo un día de celebración

De momento, la mayor diferencia entre las dos bodas de Marta Ortega consiste en la duración de los eventos. Si con su nuevo compromiso con Torretta, la heredera del imperio Inditex ha reservado tanto viernes como sábado para celebrar el enlace, con Álvarez Moya fue tan solo una ceremonia y su consecuente fiesta la que pudieron disfrutar sus invitados. 

Dos días claramente diferenciados pero con elementos comunes. Una boda en otoño, otra invierno. Lo único claro es que los focos volverán a estar puestos en A Coruña, donde la hija del imperio empresarial más importante de España dará el ‘sí, quiero’. El hermetismo volverá a reinar en el día más importante de Marta Ortega.

Últimas noticias