La caída de un mito

Luis Miguel, un artista cuya vida ha quedado marcada por el drama

Luis Miguel
Luis Miguel, en un concierto / Gtres

El feroz marcaje que le hizo su padre modeló su fuerte carácter

El secuestro de su madre, Marcella Basteri, clave en su vida

El Sol, como se le conoce en México se ha enfrentado a numerosos problemas

Hubo un tiempo en el que hablar de ‘El Sol’ era hacerlo del mejor artista del momento. Tras ese apodo se escondía la figura de Luis Miguel, al que se conocía así en México por estar a una distancia sideral e inalcanzable para el resto y también por su fuerte caracter. Hoy en día, el artista es un nombre de actualidad gracias a su serie biográfica en Netflix, que bien podría ser su tabla de salvación, pero su fama está dilapidada por una serie de escándalos personales y judiciales que le han ido lastrando durante las últimas décadas.

Puede que hablar del fin de su era en la música sea algo exagerado, pero lo cierto es que su carrera ha sido toda una montaña rusa. Luis Miguel ha tenido que enfrentarse desde bien pequeño a dramas, cuestas arriba que parecían no tener fin. Unas circunstancias adversas que han marcado su destino y que repasamos a continuación.

Luis Miguel
Luis Miguel, de joven / Gtres

Un padre que no lo era tanto

El fuerte carácter del hispano-italiano se empieza a comprender por la fuerte injerencia que tuvo su padre, Luisito Rey, en su hijo. El cantante gaditano empezó a gestionar la carrera de su hijo con apenas 10 años, obsesionado en convertirle en un artista de éxito, pero con un método muy cuestionable: golpes, castigos severos, prostitución y hasta consumo de drogas. De hecho, le hizo perder la virginidad con 12 años con una prostituta que su mismo padre contrató para intentar demostrar que la virilidad de su hijo no se cuestionaba.

Luis Miguel empezó su carrera en 1982, cuando tan solo contaba con 12 años de edad. Tanta fue la presión que tuvo que soportar por parte de su progenitor que acabo por odiarle. A los pocos años decidió apartarle de su carrera al entender que no le estaba asesorando de buena manera. La respuesta de Luis Rey fue refugiarse en el alcohol hasta que murió en 1992 a consecuencia de una paliza recibida. ‘El Sol’ solo se reconcilió con su padre horas antes de fallecer.

La desaparición de su madre

Si dramática fue la relación con su padre, conviene no perder de vista el episodio que seguramente más ha trastornado a Luis Miguel, la misteriosa desaparición de Marcella Basteri, la mujer que le trajo al mundo. En 1969 se enamoró locamente de Luis Rey hasta que se hartó de las presiones que ejercía sobre el hijo de ambos, se divorció y se marchó a su Italia natal. Un día de agosto del 1986 tomó un avión de Pisa hacia Madrid para encontrarse con su expareja y firmar unos documentos relacionados con la gestión de derechos de su primogénito.

Luis Miguel madre
Los pasos de la madre de Luis Miguel / Mega

Nunca se supo nada más de ella. Se conoce que llegó a España pero no volvió a dar señales de vida. Varias son las hipótesis que se han manejado durante todo este tiempo, pero una de las más consistentes es que Luisito Rey la habría mandado asesinar, fruto de su codicia y con el fin de arrebatarle los bienes que puso a su nombre y el dinero que tenía gracias a él en una cuenta en Suiza. La idea de esclarecer lo sucedido en torno a la desaparición de Marcella Basteri está en la cabeza de los productores de la serie de Luis Miguel para la segunda temporada.

Su hija secreta

La vida de ‘El Sol de México’ ha transcurrido bajo un hermetismo casi enfermizo. Nunca ha querido que se sepa más de la cuenta sobre él, pero tampoco ha tenido problema alguno en hacer excepciones, como cuando presentó en la portada de la revista ‘Hola!’ a sus dos niños nacidos de su relación con Aracely Arámbula. En clave paternal, también hay que destacar el sonado escándalo de Michelle Salas, la hija secreta que tuvo con solo 19 años. Al principio se negó a darle sus apellidos hasta que en 2008 inició los trámites para reconocerla legalmente. Su relación es buenísima e incluso vivieron juntos durante un tiempo. La joven triunfa con su carrera como modelo.

Michelle Salas
Michelle Salas, la hija secreta de Luis Miguel / Gtres

Demandas, enemistades y cerca de la bancarrota

‘El Sol de México’ es conocido también por tener poca credibilidad y por incumplir contratos. Sus malos gestos le han acarreado diferentes problemas legales. Una de las enemistades más famosas que se le conocen es con otro divo de la canción azteca, Alejandro Fernández. Su buena relación se vio plasmada con la organización de una gira conjunta en la que cantarían juntos y también separados al menos tres días por semana. Luis Miguel le dio su aprobación pero nunca cumplió con su palabra y su compañero le reclama siete millones de dólares que le adelantó. Su guerra sigue en carne viva. Por si fuera poco, también tiene un brete legal abierto con su productora, Warner Music, por incumplimiento a la hora de grabar discos cuyo lanzamiento ya estaba previsto.

Luis Miguel
Luis Miguel, durante su concierto en Sevilla este año / Gtres

Su coqueteo con los excesos, la mala vida y peores consejeros le han hecho estar siempre caminando al filo de lo ilegal. Desde finales de los 80 ha rozado siempre el precipicio de la bancarrota y llegó a deber 20 millones al fisco mexicano, llegando a ser considerado prófugo de la ley.

La imagen de romántico de letras edulcoradas y romanticismo casi caótico dejó paso a una más devastada personal y profesionalmente. No obstante, sigue llenando pabellones, estadios y cualquier recinto que se le ponga por delante gracias a un público (mayoritariamente femenino) cuya fidelidad a Luis Miguel es innegociable.

 

Temas

Últimas noticias