A todas horas

Sale a la luz lo que Cristiano Ronaldo ha sido capaz de hacer para ganar

Cristiano Ronaldo
Cristiano Ronaldo en una imagen de archivo / Gtres

Quien haya visto algún partido de fútbol en el que haya jugado Cristiano Ronaldo sabe que el portugués es uno de los deportistas más competitivos del mundo. De hecho, no es raro verle muy enfadado cuando falla un gol o su equipo, ya sea el Real Madrid o la selección de Portugal, no obtiene el resultado que a él le gustaría.

Este carácter tan marcado, que es precisamente lo que le hace especial, ha quedado retratado en una anécdota que acaba de contar Patrice Evra, quien fue su compañero de equipo en la época que pasó en el Manchester United. El senegalés ha recordado un episodio que sucedió hace 10 años y que retrata perfectamente a Cristiano, que por aquel entonces tenía 23 años.

Vitória importante. Continuamos focados no nosso objectivo.⚽️🇵🇹

A post shared by Cristiano Ronaldo (@cristiano) on

Tras un entrenamiento, Ronaldo invitó a su casa a Evra y a otro compañero de equipo, Rio Ferdinand y, después de comer, jugaron al ping-pong, momento en el que sucedieron los hechos. “Rio ganó al ping-pong a Cristiano y todos nos pusimos a gritar, en plan de broma. Se notaba que Cristiano estaba molesto. Tras eso, mandó a su primo a comprar una mesa de ping-pong y estuvo entrenando dos semanas en casa. Después, citó a Ferdinand y a otros cuantos y le retó a una nueva partida. Esta vez Cristiano ganó a Ferdinand delante de todos. Así es él, por eso no me sorprende que quiera ganar más Balones de Oro que nadie o que quiera llevarse el Mundial, a pesar de que Portugal no es la selección de más calidad”.

Si bien él logró sobrevivir a la comida con Cristiano, en cierto momento de la entrevista mandó un consejo a todo el mundo: “Cuando Cristiano te invite a comer a su casa, solo di que no”. Una recomendación sacada de su propia experiencia y de una comida con el portugués que no salió como él esperaba.

My perfect shoes for the gym.💪 #Nike #Niketraining

A post shared by Cristiano Ronaldo (@cristiano) on

“Me dijo que fuera después del entrenamiento y fui. Yo estaba cansado. En la mesa solo había ensalada, pollo y agua. No había nada de refrescos. Comenzamos a comer y pensaba que después habría carne o algo más, pero no”, contó Evra en el programa. Sin reposar la comida, el jugador del West Ham presenció anonadado como Cristiano se puso a jugar con un balón inmediatamente. “Me dijo que hiciéramos toques y yo le pregunté si antes podía terminar de comer. Me dejó, pero después de eso me pidió que fuéramos a la piscina, a nadar. Es una máquina y no quiere dejar de entrenar”, sentenció.

Últimas noticias