en su última entrevista radiofónica

El lapsus de Mariano Rajoy con María Dolores Pradera

El lapsus de Mariano Rajoy con María Dolores Pradera
María Dolores Pradera en una imagen de archivo de junio de 2014 / Gtres

Hace poco más de un año, María Dolores Pradera concedía su última entrevista. Lo hacía desde casa, vía telefónica en el programa de ‘Herrera en Cope’. Fue Goyo González el que mantuvo una conversación con la artista motivada por la última condecoración que le habían concedido.

La ‘Dama de la música’, como la llamaban con mucho cariño, había recibido la cruz del Orden Civil de Alfonso X el Sabio. Su nombre fue propuesto por el rey, Felipe VI, y el Ministro de Cultura, pero el encargado de entregarle la cruz fue el presidente del gobierno, Mariano Rajoy. En aquel momento María Dolores ya no gozaba de buena salud, por lo que su hijo, Fernando, acudió en su nombre.

Al regresar a casa con la cruz, de la que dice que es “enorme”, le preguntó si le había dicho algo por recogerla en su nombre, ante la respuesta negativa se mostró muy sorprendida y así lo cuenta en la entrevista, “el presidente no notó que mi hijo no era yo” afirma, y ante la incredulidad de Goyo González, confirma “si, que no notó que en vez de yo era un hombre de 1.80 de alto” dice entre risas.

 

El lapsus de Mariano Rajoy con María Dolores Pradera
Fernando Fernán Gómez, el hijo de María Dolores Pradera, cuando fue a recoger la condecoración / Gtres

Una anécdota que quedará en el recuerdo. Y una condecoración que acompaña a otras muchas recibidas en sus más de siete décadas de presencia escénica. Los último cinco años los ha pasado en casa, con una salud delicada, pero “con mucha ilusión”, como ella misma decía. “María Teresa me llama mucho (para ¡Qué tiempo tan Feliz!) y yo le canto las mañanitas”.

En aquella última entrevista, la artista es consciente de su edad, 92 años y de su salud, pero no pierde el buen humor y entre bromas dice que “la voz es lo único que no me duele”. Además, no deja pasar la ocasión de lanzar un mensaje reivindicativo “mi próximo concierto será cuando bajen el IVA”.

Se despide. Y lo hace con la misma ternura y lucidez que mantiene durante los 7 minutos de entrevista. Agradece el reconocimiento y se dice más a sí misma que a los oyentes que, “ya no hay más cruces que darme, tengo que irme con mis amigos”. Hoy, un año después, se ha ido, a los 93 años y en su Madrid natal. Descanse en paz.

Últimas noticias