Nuevo varapalo

“Indicios serios de criminalidad”: El contundente auto judicial contra Sánchez Vicario y Santacana

Arantxa Sánchez Vicario
El auto judicial tras la denuncia Banco de Luxemburgo/ Gtres

No sopla el viento a favor de la expareja Santacana-Sánchez Vicario. Según detalla el juez que instruye la demanda interpuesta por el Banco de Luxemburgo contra la tenista y el empresario, su actividad estaría enmarcada bajo “indicios serios de criminalidad”. La resolución judicial del caso, publicada la semana pasada y obtenida en exclusiva por el portal Vanitatis, explica cuál ha sido la decisión de la responsable del Juzgado de Instrucción 4 de Barcelona.

“Ciertamente se aprecian ya serios indicios de criminalidad en los investigados en relación con los hechos puestos de manifiesto en la inicial querella y ampliación de la misma”, dice en el auto. Pese a la contundencia de los términos empleados en el documento, la juez determina que los acusados no deben pasar por prisión preventiva ya que el tribunal considera que no existe riesgo de huida por parte de Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana. “No se aprecia riesgo de fuga, toda vez que los investigados se hallan personados en autos, siendo que el hecho de que residen fuera de España no debe presuponer que no acudan al llamamiento judicial cuando sean requeridos”, detalla la juez.

Arantxa y Josep localizados: La condición de la juez

En el auto judicial queda patente la confianza otorgada por el juez al aún matrimonio, y es que, según la resolución, se desestima“que los investigados puedan destruir pruebas”, ni “existe riesgo de que los investigados actúen contra bienes jurídicos de la víctima”.

Lo que si se les exige tanto a Arantxa Sánchez Vicario como a Josep Santacana es que en un plazo de cinco días deben justificar de manera documental cuál es el lugar donde se encuentran actualmente, así como comunicar si existe o no un cambio de domicilio próximamente.

[La juez se pronuncia sobre la petición de cárcel para la pareja]

Lo cierto es que este caso podría no tener un final feliz para la expareja, que se enfrenta a un escabroso caso de evasión fiscal que se arrastra desde el año 1989.

Últimas noticias