EL REFUGIO VACACIONAL DE FRANCO Y CARMEN POLO

Continúa la venta del patrimonio familiar: Carmen Martínez Bordiú pone precio al ‘nidito de amor’ de su abuelo Franco

Franco
Ver Galería
Los Franco y su finca asturiana / Gtres-Mikeli

Tras el Pazo de Meirás, ahora es el turno de La Piniella. Los Francos han empezado a deshacerse del patrimonio familiar y tras poner a la venta su reducto gallego, han hecho lo propio con la finca asturiana que la familia poseía en San Cucao, en La Llanera, a escasos 20 kilómetros de Oviedo. Los herederos de Carmen Franco quieren vender la finca en la que creció su madre, un espectacular inmueble que se ha lanzado al mercado por cinco millones de euros. Ahí es nada.

La particularidad de esta espectacular vivienda radica en los recuerdos que alberga. Fue el escenario de las primeras citas entre Carmen Polo, que vivió allí su niñez, y Francisco Franco, el comandante del que se enamoró en 1917. A diferencia de su madre, Carmen Franco, los nietos de Caudillo no disfrutaban de esta propiedad, de ahí que, tal y como adelantaba este martes ‘El Comercio’ y ha confirmado LOOK, hayan decidido ponerlo a la venta. Conocedor de todos los detalles de la misma es Antonio Avilés, portavoz de la inmobiliaria de lujo Mikeli, responsable de la operación, y además amigo de la familia Franco, con quien ha charlado este medio.

Continúa la venta del patrimonio familiar: Carmen Martínez Bordiú pone precio al ‘nidito de amor’ de su abuelo Franco
Esta casa fue el lugar que albergó los primeros encuentros del matrimonio Franco/ Mikeli

“En esta casa tuvieron sus primeros encuentros Francisco Franco y Carmen. La casa la heredó la señora Polo y durante su matrimonio la utilizaron para pasar la Semana Santa y para que el Caudillo viniera a la pesca del salmón, su principal afición”, cuenta Avilés. Tal y como se detalla en la citada inmobiliaria, se trata de una casa señorial asturiana de planta rectangular que consta de unos 300 metros cuadrados. La vivienda tiene dos pisos y bajocubierta, diez habitaciones, varios salones y cuartos de baño a lo que hay que sumar las más de 80 hectáreas de bosque y varias edificaciones como un palomar y dos garitas que posee el recinto.

“Parece que entras en el NO-DO”, dice Avilés, que destaca el mimo con el que Carmen ha cuidado la casa que disfrutó junto a sus padres: “La hija de Franco vino hace unos ocho años, la familia no utilizaba la casa. Pese a eso, ella tenía contratados a dos guardeses que se han encargado de conservar todo tal y como estaba hace 50 años”. Al parecer, la fallecida matriarca del clan no quería deshacerse de este lugar por motivos sentimentales, algo que los herederos sí deseaban. “Los hijos le han dicho muchas veces a Carmen que la pusiera en venta, ya que no la utilizaban y generaba gastos, pero para ella tenía un valor muy especial. Les dijo que la iba a mantener hasta que se muriese”, añaden desde la inmobiliaria.

Además de la casa y la finca, en esta venta están incluidos algunos objetos pertenecientes a la que fue la familia más poderosa de España. Vajillas, mobiliario, trofeos de caza y obras de arte que son el rastro de una época pasada. “La familia se ha quedado lo que ha considerado oportuno, pero casi todo lo que había se vende con la casa”, cuenta Antonio Avilés, que confirma a este medio que ya existen interesados en adquirir la histórica propiedad de los Franco: “Ya hay interesados, pero como en todas las ventas de este tipo, ahora queda ver si el que quiere comprar también puede pagarlo”.

casa de los Franco
Los objetos que alberga la vivienda van incluidos en la venta/ Mikeli

Carmen Martínez Bordiú, la gestora de la venta

Desde que Carmen Franco murió todos los ojos se fijaron en su hija Carmen, quien ha estado muy cerca de su madre en los últimos años. Tras el reparto del legado de Carmen Franco, la nietísima lidera todo lo que respecta a la gestión del patrimonio familiar. “Carmen Martínez Bordiú es la que se ha puesto en contacto conmigo para que pusiéramos en venta la finca. Ella es amiga mía y sus hermanos confían en que sea ella la que gestione este asunto, al igual que ha hecho con el Pazo de Meirás”, confiesa el portavoz de la agencia, quien además asegura que han sido los recientes problemas judiciales de Francis Franco lo que le han apartado de esta transacción que él de buena gana hubiera encabezado. “Yo estoy en otra guerra, he dejado estos asuntos en las manos de mis hermanos”, ha explicado a LOOK el nieto preferido de Franco.

Últimas noticias