LOS LÍOS ECONÓMICOS DE LA PAREJA

Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana podrían ir a prisión

Arantxa Sánchez Vicario
Ver Galería
Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana podrían ir a prisión/ Gtres

No corren buenos tiempos para Arantxa Sánchez Vicario y su todavía marido, Josep Santacana. Tras su inminente divorcio, la pareja se enfrenta a una querella criminal impuesta por el Banco de Luxemburgo que podría llevarles a la cárcel. La entidad pide prisión preventiva para ambos o una fianza de 10 millones de euros, todo ello a consecuencia de una deuda contraída de 7.563.969,44 euros. El diario La Vanguardia apunta que esta se trataría de la segunda ampliación de la querella criminal, ya que la primera se dispuso en el año 2015 por alzamiento de bienes y fraude de acreedores. La primera ocasión en la que se llevó a cabo este trámite fue en el juzgado número 4 de Barcelona , ocasión en la que el banco consiguió una sentencia favorable por la vía civil. Desde entonces la entidad no ha cobrado absolutamente nada de la cantidad acordada por el juez, algo que, sumado a la sospecha de que la pareja ha seguido delinquiendo, ha motivado al banco a interponer esta demanda por vía criminal.

Josep Santacana
Josep Santacana y Arantxa Sánchez Vicario en una imagen de archivo / Gtres

El caso se remonta al año 2009, cuando el Tribunal Supremo confirmó la sentencia a la Audiencia Nacional. Una resolución por la cual la tenista tenía que pagar unos 3,5 millones de euros más intereses por el delito de evasión fiscal (en total la cantidad ascendía a unos 5,2 millones). Fue entonces el Banco de Luxemburgo quien hizo frente a la deuda de Hacienda, ya que realizó un ‘contraaval’ a Banco Sabadell -entidad donde durante años Arantxa depositó su fortuna, concretamente, cuando esta estuvo gestionada por Internacional Management Group-, que recuperó su dinero.

[Primeras palabras de la madre de la tenista]

Fue en el mes de abril de 2010 cuando el Banco de Luxemburgo cumplió con la garantía bancaria, reclamándola un mes después a Arantxa Sánchez Vicario. Tras reunirse con la pareja y sus asesores, la respuesta que obtuvieron es que la tricampeona del Roland Garros desconocía totalmente su patrimonio y que no podía disponer de él, por lo que solicitó un aplazamiento para poder emitir una respuesta. Este hecho contrasta bastante con la decisión que tomó la deportista en 2009, cuando, ya casada con Santacana, eliminó los poderes que tenía cedidos a su padre, quien durante años ejerció como su administrador. Pese a ello, en 2017 la pareja alegó que Emilio Sánchez, padre de Arantxa Sánchez Vicario, había gestionado el patrimonio de su hija hasta su muerte (febrero de 2018), y que este había llevado a cabo un proceso de descapitalización, vendiendo todo con el fin de afrontar deudas.

[EN IMÁGENES | Las imágenes más felices de la pareja]

Este último hecho sería totalmente falso, dado que tras quitar las disposiciones patrimoniales a su padre, este no podía hacer ningún movimiento notarial. Este ‘detalle’ culpabiliza directamente a la pareja por todas las fraudulencias realizadas en esos años. El Banco de Luxemburgo suma a esto que durante más de dos años han existido una serie de movimientos que constituirían delitos de alzamiento de bienes y fraude de acreedores, motivo por el que se pide la prisión preventiva para Sánchez Vicario y Josep Santacana. La última oferta que se hace desde la entidad bancaria a la pareja es o cárcel o una fianza de 10 millones de euros, ya que desconfían de los posibles movimientos que pudieran seguir haciendo.

Últimas noticias