Primer programa del año

Las ocurrentes anécdotas de la madre de Niña Pastori conquistan a la audiencia

Mi casa es la tuya madres Alaska, Fernando Tejero, Niña Pastori
Mi casa es la tuya | Bertín charla con Niña Pastori y su madre / Telecinco

Entre los brindis y las reuniones familiares propias de estas fechas para celebrar el fin de año, el 2018 ha arrancado con fuerza, por lo menos televisamente hablando. Bertín Osborne ha ejercido de perfecto anfitrión y ha abierto las puertas de su finca a Fernando Tejero, Alaska y Niña Pastori, que han llegado acompañadas de sus madres, las auténticas protagonistas de la nueva entrega de ‘Mi casa es la tuya’.

Las primeras en llegar al hogar del presentador han sido Niña Pastori y su madre Pastora, que ha causado una gran sensación entre los seguidores del programa por su carisma, espontaneidad, su manera de expresarse y su sinceridad. Ya lo avisaba a su llegada a la finca sevillana: “Soy como una Revolución Francesa”.

Pastora ha protagonizado momentos verdaderamente desternillantes, como cuando ha contado su encuentro con el Rey Don Juan Carlos, a quién le confesó en clave de humor: “Es usted el mejor rey que hay en España”. Además se ha deshecho en elogios hacia su hija: “Mi niña tiene oro molido en la garganta”. Niña Pastori puede estar orgullosa de madre.

Los siguientes en pasar por la ‘consulta’ de Bertín Osborne han sido Fernando Tejero y su madre María. El cordobés ha contado cómo han retomado una relación que ahora es muy especial. La conversación entre el presentador, Fernando y María ha estado mucho tiempo centrada en cómo vivió su infancia, fuera de casa hasta los 14 años, criado por sus tíos-abuelos. Tras estar alejado de sus padres, el protagonista de series como ‘La que se avecina’ ha confesado que llora cada vez que llama a sus padres.

Uno de los momentos más emotivos fue cuando el actor andaluz dejó entrever sus ganas de convertirse en padre.

La madre de Alaska: “Menos rica y puta he sido de todo”

Las últimas en hacer acto de presencia han sido Alaska y su madre. Pese a su avanzada edad (87), hemos podido ver a una América muy dicharachera y respondiendo a todas las cuestiones que le planteaba Bertín. Nacida en Cuba, ha confesado que a veces reniega de sus raíces.

También ha hecho gala de una gran sinceridad y dilatada experiencia, al confesar que “menos rica y puta he sido de todo”. Uno de los momentos más destacados ha sido cuando ha dejado claro que “viendo las primeras actuaciones de Alaska nunca pensé que llegaría a ser artista”. Una mujer que ha tenido la buena crítica de los espectadores de ‘Mi casa es la tuya’, sin duda.

Últimas noticias