EL HERMANO DEL ACTOR DENUNCIA VIOLACIONES SEXUALES DE SU PADRE

El drama de Kevin Spacey: un padre abusador, “sádico y pervertido”

Kevin Spacey
Ver Galería
El pasado de Kevin Spacey estuvo marcado por los abusos, según su hermano Randall Fowler / Gtres

En medio del escándalo hollywoodiense que señala a Kevin Spacey (58) como supuesto agresor sexual, ha sido su hermano Randall Fowler (62) quien ha lanzado un nuevo e impactante relato sobre abusos de este tipo. De hecho, su testimonio es realmente estremecedor y retrata una infancia sobrecogedora tanto por su parte como por parte de sus hermanos: Fowler tacha a su progenitor, Thomas Geoffrey Fowler, de nazi abusón, maltratador y agresor sexual. Tal ha sido el revuelto de las espeluznantes declaraciones que su historia ya ha dado la vuelta al mundo.

[EN IMÁGENES | Los casos de acoso sexual llegan al Parlamento Europeo]

Kevin Spacey y Anthony Rapp
Kevin Spacey y Anthony Rapp en imágenes de archivo / Gtres

Randall comienza su historia asegurando que tanto él como sus hermanos Kevin y Julie vivieron en “la casa de los horrores” y que su padre era un “sádico pervertido”. “Había tanta oscuridad en nuestro hogar que iba más allá de lo creíble. Era absolutamente miserable (…) Me desabrochó el pantalón y empezó a jugar conmigo. Comencé a llamar a gritos a mi madre, que comenzó a tocar al otro lado de la puerta. De repente, los golpes se detuvieron. Mamá se fue. Nunca me había sentido tan abandonado. Papá comenzó a realizar un acto sexual conmigo. Ese fue el comienzo de mi adolescencia”, ha contado Randall a ‘Daily Mail’.

“Kevin no tiene sentimientos”

Kevin Spacey
Kevin Spacey en imagen de archivo / Gtres

Según el relato, el padre de Spacey se unió al partido nazi americano cuando el actor y su hermano eran pequeños. Se afeitó el bigote de forma similar a Hitler y regularmente golpeaba y violaba a Randall Fowler. Además, el hermano mayor del intérprete de ‘American beauty’ describe una infancia sin raíces, con un padre que les obligaba a mudarse hasta diez veces y que no les permitía llevar amigos a su casa “para que no vieran las imágenes pornográficas que había pegadas en las paredes”. 

Con esta percha, Fowler habla también de su hermano, Kevin Spacey, a quien tampoco deja en buen lugar. De hecho, según su relato, el oscarizado actor miró para otro lado y se desentendió del drama familiar. “Kevin intentó evitar lo que ocurría encerrándose en una burbuja emocional. Se volvió muy astuto. Estaba tan determinado a evitar los ‘latigazos’ que se preocupó de sus propios asuntos hasta que ya no hubo nada dentro. No tiene sentimientos”, concluye.

Temas

Últimas noticias