LA MUJER DETRÁS DEL POLÍTICO

Víctima de la dictadura rumana, actriz y ‘espiritista’: así es la mujer que enamoró a Puigdemont

marcela topor
Carles Puigdemont junto a su mujer Marcela Topor en imagen de archivo /Gtres

Detrás de un gran hombre hay una gran mujer, decía Groucho Marx. Y detrás del presidente de la Generalidad de Cataluña, Carles Puigdemont, hay una gran mujer y esposa. Se llama Marcela Topor y es la persona que convierte al polémico político independentista en el hombre que un día quedó arrobado de amor. Quién le iba a decir a Marcela lo que la vida le tenía preparado, a ella que tanto pasó en su infancia.

Nacida en la Rumania del dictador Nicolae Ceausescu en Lasi (al nordeste del país), sufrió las calamidades del régimen comunista, haciendo cola de horas y días para poder comer. Su familia carecía de los alimentos más básicos , solo proporcionados por algunos establecimientos oficiales. Muchas horas aguardaron para conseguir carne, por ejemplo. Hija de un artesano maderero, Topor siempre fue una mujer de muchas inquietudes, siempre con ansias de aprender, pero fue la interpretación lo que, de algún modo, le ayudó a salir de ese mundo de penurias. Una obra de teatro, ‘El rey se muere’, le cambió la vida para siempre.

Marcela Topor
El político Carles Puigdemont conoció a su mujer (la que está a su izquierda) durante una obra de teatro en al que Topor actuaba /Gtres

Cuando pisó Gerona con su compañía de teatro conoció a un periodista en una de las representaciones. Ese hombre no era otro que Carles Puigdemont. Corría el año 1998 cuando intercambiaron sus teléfonos y los mensajes comenzaron a ser habituales. Marcela y Carles iniciaban algo que, dos años después, se formalizó en una relación sentimental. Contrajeron matrimonio, primero en 2000 por la vía civil en Roses y posteriormente en una ceremonia ortodoxa (religión que profesa Marcela) en el monasterio de Maramures, en su ciudad natal. Su vida volvería a cambiar y de qué manera.

Tras la luna de miel, se instalaron en Gerona. Pero la flamante señora de Puigdemont también ejerció después como periodista y traductora de inglés. ‘Mars’, como se la conoce en la intimidad, es tímida y discreta. Habla perfectamente catalán, lengua que su marido se preocupó que aprendiera, incluso antes de manejar el castellano. Siempre supo cuál fue su sitio y de ese amor nacieron Magali y María, de 8 y 7 años respectivamente. Un día ambos decidieron unir amor y trabajo y fundaron en 2004 el diario gratuito en inglés ‘Catalonia Today’, periódico que pasó a dirigir ella.

Víctima de la dictadura rumana, actriz y ‘espiritista’: así es la mujer que enamoró a Puigdemont
Carles Puigdemont y Marcela tienen dos hijas y viven en Gerona /Gtres

Además, la polifacética Marcela sintió el gusanillo de la televisión y hoy ejerce de periodista en ‘Catalan Connections The English Hour’, programa que se emite en El Punt Avui, en el canal autonómico catalan TV3. La mujer de Puigdemont entrevista en inglés a extranjeros que viven en Cataluña. En su círculo más íntimo, Marcela tiene un apodo del todo histriónico: la ‘bruja’ de Puigdemont. ¿El motivo?

La ‘primera dama’ de Cataluña siente una especial devoción por el espiritismo y los amuletos, interés por lo esotérico que ha conseguido inculcarle a su marido. Cuentan los que la conocen que es una mujer de carácter arraigado, que dice lo que piensa y que impone su criterio. Pero cuentan que también sabe donde empieza la mujer y acaba la ‘primera dama’. 

Últimas noticias