Javier Eneme, hermano de Katie Asumu, entró el martes a concursar en la casa de Guadalix de la Sierra

El ‘excuñado’ de Joaquín Cortés, concursante de ‘GH Revolution’

Joaquín Cortés
Joaquín Cortés y Katie Asumu en fotomontaje LOOK

Javier Eneme es un joven de Barcelona, de 29 años, abogado, modelo y bailarín. El martes fue uno de los concursantes elegido para entrar en la casa de Guadalix de la Sierra en lo que será una nueva y “revolucionaria” edición de Gran Hermano. Él mismo aseguraba en su presentación que “España necesita conocer a Javier Eneme” y desde LOOK vamos a contribuir a que esto sea posible.

El pasado martes, el concursante catalán se mostró muy extrovertido y jovial y habló incluso de su vida sentimental: “Llevo casi tres años sin pareja, pero desde enero parece que estoy un poco más centrado. Lo que pasa es que todos los abogados somos gamberrillos y al final no consigo ser fiel”. Hasta aquí, todo bien. Dentro de la normalidad, si no fura porque al contrario que el resto de concursantes, Javier no hizo ni una sola referencia a su familia. ¿Casualidad? Probablemente no porque el abogado sabe bien que no le iba a ayudar en nada de cara a la opinión pública que se supiera que es el hermano de Katie Asumu. Sí, la mujer que puso en jaque a Joaquín Cortés hace una década cuando anunció públicamente que el bailaor era el padre de su hijo.

Javier
Javier en una imagen promocional del casting de ‘GH’ /Mediaset

Asumu llegó a la vida del artista primero como representante y después como pareja. A finales de 2007, a través de un comunicado, anunció que estaba embarazada de Cortés y que rompían su relación sentimental. Cuando nació el pequeño, que físicamente es igual a Joaquín, Katie decidió reclamar legalmente la paternidad del niño. El bailaor no quiso hacerse las pruebas de ADN y un juez le adjudicó la paternidad, obligándole a pagar una manutención de 600 euros al mes y compartir al 50% los gastos del menor. Responsabilidad que, por cierto, con la que sigue cumpliendo en la actualidad.

Pero aquella sonada demanda de paternidad, que la llevó a recorrer varios platós de televisión, no es la única polémica en la que Katie Asumu -de la que lo último que se sabe es que volvió a Guinea Ecuatorial- se vio envuelta. Con Joaquín Cortés se vio en los juzgados, pero también con su casera. Durante el proceso judicial con el bailaor, Katie Asumu vivía en un magnifico piso en la zona alta de Barcelona, concretamente en la calle del Doctor Roux. Era vecina, entre otros, de Borja Thyssen y Blanca Cuesta. Todo eran lujos para ella en esa época. Unos lujos con claroscuros porque estuvo varios meses sin pagar el alquiler. Fue tal la deuda que adquirió que tuvo que abandonar la casa dejando a la casera, Lina Alcañiz, endeudada hasta las cejas.

Katie Asumu
Katie Asumu en imagen de archivo /Gtres

Pero además, antes de irse, engañó a una de sus exparejas. El joven, con iniciales P.C., no quiere desvelar su identidad pero explica a LOOK: “Tengo ganas que con la excusa de que su hermano está en la tele, vuelva a Barcelona y me pague los 6.000 euros que me debe“. P.C. ha intentado por todos los medios localizarla, pero ha sido le ha sido imposible. “Se que también le pidió dinero a Alfredo Urdaci, a Joan Laporta y a la abogada Marta Oranich. Espero que ellos tuvieran más suerte que yo”, apostilla.

Katie y Javier no son los únicos hermanos. En realidad la madre de ambos tiene 11 hijos de padres diferentes y la relación entre ellos no es siempre fluida. Cuando Katie dejó España, su hijo -y el de Joaquín-, se quedó interno en una escuela de La Garriga y una cuidadora y el resto de la familia se ocuparon del pequeño los fines de semana. Con el tiempo, la situación se empezó a complicar y Katie tuvo que volver a buscar al niño y llevárselo con ella a Guinea Ecuatorial, donde lo último que se sabe de ella es que trabajaba en un hotel de lujo como relaciones públicas.

Últimas noticias