La Agencia Tributaría seguía muy cerca los pasos del despacho Nummaria

¿Cómo se gestó la implicación de Imanol Arias en los papeles de Panamá?

Imanol Arias
La implicación de Imanol Arias en los papeles de Panamá / Gtres

La implicación de Imanol Arias (61) con los ‘papeles de Panamá’ nunca fue casualidad. Hasta 31 inspecciones tributarias por la vía administrativa fueron abiertas por el fisco en estos últimos años y, entre ellos, siempre se encontraron los casos del actor español y de su compañera de reparto, Ana Duato, de la serie Cuéntame cómo pasó. De hecho, ambos fueron señalados públicamente por el dedo de la justicia al haber defraudado, supuestamente, cerca de 3 millones de euros. En el caso del leonés, más concretamente, lo habría hecho a través de la sociedad Leimotif Projects AEIE desde el año 2010 hasta el 2014 consecutivamente.

Una presunta evasión de impuestos que condujo a Hacienda a seguir los movimientos económicos de Imanol hasta llegar al despacho panameño de Mossack Fonseca. ¿La razón? Desde el 12 de noviembre de 1998, el intérprete del popular patriarca de la familia Alcántara poseía un poder en la sociedad ‘offshore’ Trekel Trading Limited en la isla de Niue (Pacífico Sur) con un capital social inicial de 50.000 dólares. Una sociedad que quedó inactiva el 24 de julio del año 2000, sin que en los documentos constaran todos los posibles movimientos que transcurrieron por ella desde esta citada fecha.

Primeramente, el actor justificó que lo único que tenía era una inspección del año 2009

Imanol Arias
El actor Imanol Arias llegando a se juicio el pasado 29/06/2016 – Gtres

Desde ese preciso momento, Imanol Arias no ha podido librarse de una vinculación directa a los ‘papeles de Panamá’ pese al empeño del actor por que no fuera así. Para empezar, fue en abril de 2016 cuando el exmarido de Pastora Vega renegó de esta relación y justificó la anomalía con una inspección del año 2009 que le exigía un cambio normativo en la declaración de la renta. Según la versión del actor, lo “único que ocurría” es que debía haber declarado sus ingresos como Impuesto de Sociedades debido a su situación tributaria de aquel momento, y no como Impuesto de Rentas de Personas Físicas -IRPF-, como dijo haber hecho.

Sin embargo, una vez reconoció como propio el error de “haber depositado toda su confianza” en el despacho Nummaria, asumió las consecuencias. Como resultado, el actual intérprete de ‘Velvet colección’ ya ha puesto en marcha toda la maquinaria necesaria para saldar su deuda con el fisco. Ha puesto a la venta sus propiedades y hasta ha despedido a cuatro de sus empleados. “Me he comprometido a retribuir. El público me conoce y sabe quien soy”, ha reconocido en ‘La Nación’. Su última decisión le honra.

Temas

Últimas noticias