RENUNCIA A SU TRADICIÓN

El rey Juan Carlos I suspende su regata en Sanxenxo por la tragedia de Barcelona

Juan Carlos
El rey emérito Juan Carlos I en imagen de archivo /Gtres

El rey emérito Juan Carlos I se ha visto obligado a renunciar a uno de sus grandes pasatiempos: las regatas. El atentado terrorista acontecido este jueves en Barcelona -que se ha saldado con 13 muertos y más de un centenar de heridos- ha motivado que el monarca cancele sus días de pasión y vela. Una tradición que hace un año volvió a entusiasmarle.

La vela de competición es una de sus grandes pasiones y las que se celebran en Sanxenxo se han convertido en su mayor afición en los últimos años. De hecho, el año pasado ganó su primer velero de época, el Gallant, el trofeo almirante Rodríguez Toubes. 

La idea de que Juan Carlos I retomase su afición por la vela la tuvo su íntimo amigo y compañero de navegación, Pedro Campos. El experimento se llevó a la práctica hace un año, cuando Don Juan Carlos compitió en Sanxenxo en la regata que lleva su nombre a bordo del Acacia. Desde entonces, y tras ganar, prometió que siempre que sus obligaciones se lo permitiesen no se perdería una. En esta ocasión, la masacre de Barcelona le ha privado de la vela.

Últimas noticias