Fallecido el pasado sábado 17 de julio por una cornada

Despedida del torero Iván Fandiño cuando se disparan las incógnitas sobre su muerte

Iván Fandiño
Ver Galería
Madre y viuda de Iván Fandiño (izquierda) y Paco Fandiño, padre del torero (derecha) / Gtres

El “torero de hierro” Iván Fandiño, recibía este domingo el último homenaje de su familia y de sus compañeros, quienes le despidieron en una misa funeral celebrada a las seis y media de la tarde en la iglesia Santa María de Orduña. Su mujer y madre de su hija Mara, de dos años, Cayetana García Barona, rota de dolor, estuvo arropada por la familia del diestro.

[CONSULTA LA GALERÍA DE TOREROS QUE DESPIDEN A FANDIÑO]

Los toreros Javier Conde, Enrique Ponce y Juan Antonio Ruiz
Los toreros Javier Conde, Enrique Ponce y Juan Antonio Ruiz ‘Espartaco’ durante el funeral del torero de Iván Fandiño / Gtres

Numerosas caras conocidas del mundo del toro se dieron cita en torno al torero, al hijo, al compañero y al amigo; entre ellos, José Tomás, Enrique Ponce, Julián López ‘El Juli’, Miguel Ángel Perera, Espartaco, Pepín Liria, Gonzalo Caballero y Miguel Abellán. Momentos de dolor y de recuerdo para una figura que forma ya parte del firmamento de aquellos a quienes el toro les quitó la vida.

En el caso de Fandiño, saltan ciertas alarmas sobre sus últimas horas con vida. Tres días después de su muerte, aún no existe parte médico oficial y se disparan las incógnitas sobre las circunstancias que rodearon su fallecimiento. La enfermería de la plaza de Aire-sur-l´Adour, de tercera categoría, carecía de las instalaciones suficientes como para atender al diestro gravemente herido, según el testimonio de un miembro de la cuadrilla de Fandiño, quien ha confirmado al diario El País que los servicios médicos con los que contaba la enfermería de la plaza eran básicos. Tampoco se pudo disponer de una Uvi móvil, con el equipamiento adecuado para trasladar al diestro hasta el hospital de Mont-de-Marsan; sólo había una ambulancia con lo mínimo.

Despedida del torero Iván Fandiño cuando se disparan las incógnitas sobre su muerte
Txaro y Cayetana, madre y viuda de Iván Fandiño, en el funeral celebrado en Orduña (Gtres)

¿Por qué tardaron tanto en trasladarlo? ¿Qué ocurrió realmente en la enfermería? Al parecer, según asegura otro miembro de la cuadrilla, Iván permaneció sedado más de una hora en las instalaciones médicas de la plaza antes de ser conducido al hospital de la ciudad francesa de Mont-de-Marsan, que se encuentra a más de media hora de trayecto en ambulancia y donde certificaron su fallecimiento. La escasa información por parte de las autoridades sanitarias francesas solo alimenta la incertidumbre, a falta conocer aún si se le ha practicado autopsia y, en su caso, los resultados. El jefe de los servicios del hospital donde le atendieron, el doctor Poirier, declaró este domingo a la agencia Efe que “nada pudieron hacer por su vida” y que el diestro vasco entró a la enfermería casi sin pulso con la vena cava y el hígado destrozados.

Momentos de dolor entre familiares del diestro
Momentos de dolor entre familiares del diestro / Gtres

Iván Fandiño encontró la muerte en la tarde del pasado sábado cuando Provechito, un astado de Baltasar Iván, lo empitonó a placer después de caer al suelo al salir de un quite a su compañero de lidia Thomas Dufau. Rápidamente, miembros de las cuadrillas lo levantaron y lo trasladaron a la enfermería. El espada fue consciente de la gravedad de la cogida y él mismo dijo “qué me lleven rápido al hospital que me estoy muriendo”. Ayer fue incinerado en su tierra natal donde ya descansa. ¿Para cuándo un parte médico oficial?

Últimas noticias