'GUERRA' DE MARCAS

Ni Shakira ni Irina Shayk: Isabel Preysler sigue siendo la reina de la publicidad

Isabel Preysler
Isabel Preysler en imagen de archivo /Gtres

Pocos, muy pocos son los contratos publicitarios que tocan el cielo y limitadas las marcas que ‘blindan’ a un determinado personaje. Pese a las muchas celebridades que colapsan el mundo del ‘cuore’, solo hay un Clooney y una Preysler. Estrellas ‘tocadas’ por la varita de la suerte. Vips cuya cuenta corriente suma ceros al mismo ritmo que impactan en el consumidor. ¿Quién no relaciona a Isabel Preysler con los bombones Ferrero Rocher pese a no ‘comerlos’ desde el año 2006? ¿O quién no se imagina a Clooney sorbiendo su Nespresso mientras dice “What else”?

Las marcas no dan un paso en falso y si Penélope Cruz anunciaba L’OREAL era porque “ella lo valía”. Actores, cantantes, parejas, exnovios y hasta deportistas se prestan a ser los embajadores perfectos. Pese a que la fama y el interés que despiertan todos es incontestable, un estudio de mercado realizado por ‘Personality Media’ esclarece que no todos ellos impactan en el consumidor de la misma forma.

 

Isabel Preysler es un ejemplo palmario de famosa que ha hecho de su relación con las firmas un ‘modus operandi’ de lo más rentable. Tiene a honor ser la emperatriz de Porcelanosa (24% de vinculación tras más de 30 años de colaboración) con el mismo éxito que sacaba los bombones Ferrero Rocher ante las visitas inesperadas (32% de vinculación). Ella es un filón ‘jugoso’ para el mercado de la publicidad, un acierto seguro. Vale lo mismo en casa que promocionando. Preysler es una marca en sí, lo mismo que la presentadora Paz Padilla para la empresa LoMonaco. La humorista comparte impacto en el consumidor con la viuda de Miguel Boyer (24%) y llama la atención porque ella lleva la mitad de tiempo haciendo de la publicidad un negocio.

 

Paz le gana el ‘pulso social’ a la cantante Shakira con la marca Oral-B (22%) o a Christian Gálvez con Jazztel (17%). Eso sí, nada tiene que hacer con potentes pesos pesados de la publicidad como el arrollador Risto Mejide con Amena (35%) o la imponente Paula Echevarría, quien con su cabellera ondulante a golpe de Pantene se lleva de calle a los consumidores (37%)

¿Qué tienen en común George Clooney y Jesús Vázquez?

 

Ha pasado mucho tiempo, más de una década, desde que el actor George Clooney prestara su imagen a Nespresso. Una relación profesional que nadie imaginaba entonces tan fructífera en el tiempo. El actor y su firma se han convertido en un clásico de la televisión con un 70% de asociación. El café es igual a Clooney en la misma línea que Matías Prats y su “permítame que insista” lo es de Línea Directa (54%) y Jesús Vázquez de Jazztel (57&). Ellos son los reyes de la publicidad a los que solo pisan los talones un simpático Pablo Motos y el vasco por excelencia, Karra Elejalde.

Elsa Pataky es la reina de la ropa interior y Paula Echevarría de la belleza

Paula Echevarría no tiene rival cuando promociona su frondosa cabellera de la mano de Pantene (37% de impacto), muy superior a Charlize Theron, musa eterna de ‘J’adore’ de Dior (32%). Solo podrían arrebatarle el liderazgo las curvas de Elsa Pataky que, como la asturiana, lleva años sin apearse del podio publicitario.

Últimas noticias