REUNIÓN documentada

Los hijos de José María Ruiz-Mateos quieren reunirse con Adela Montes de Oca

Adela Montes de Oca
Adela María Montes de Oca a su llegada al juicio de filiación en Madrid / Gtres

Adela Montes de Oca lo tenía claro a las puertas de los juzgados tras el juicio de filiación: no tenía ninguna intención de verse con sus hermanos “después de la manera en que se están comportando”. La manera no es otra que negarla públicamente. Los hijos de Ruiz-Mateos -que no se personaron en la vista de filiación pese a estar citados- mantienen que “sobreviven” como pueden mientras que Adela no comulga con esa ‘ruina’. “Viven muy bien en mansiones”, ha replicado este martes. Dos versiones enfrentadas que desde hoy podrían ‘acercarse’ un poco más.

Según se ha informado en ‘La mañana de La 1’, Pablo Ruiz-Mateos, uno de los trece vástagos del empresario, estaría dispuesto a reunirse con Adela con la documentación pertinente que acredite que no tienen dinero y que solo cuentan con deudas. En el ánimo de este hijo de Ruiz-Mateos está hacer ver a Montes de Oca que su familia vive de la caridad y que son estas prestaciones las que sufragan los gastos del día a día y del servicio del que disponen. De hecho, según Pablo, es su mujer quien más ayuda económicamente a los Ruiz-Mateos. Queda por saber si la hija número catorce del que fue el gerente de Nueva Rumasa acepta esta ‘reunión’.

El juicio de este martes se produjo a una semana de que unas pruebas de ADN confirmaran, con un 99,9% de compatibilidad, que Adela es hija biológica del desaparecido José María Ruiz-Mateos. Una revelación que ha creado un cisma en el entorno del difunto empresario que se niega a aceptar a la joven como parte de su núcleo familiar y argumentan que físicamente “no se parece en nada” a su padre y que solo va a heredar deudas.

Adela Montes de Oca
Adela María Montes de Oca junto a su madre Patricia y su abogada/Gtres

Antonio Biondini, marido de Begoña Ruiz-Mateos, el único que se ha puesto en contacto con Adela

Antonio Biondini ha asegurado a LOOK que él y su mujer, Begoña Ruiz-Mateos, fueron los únicos que estuvieron con el empresario en sus últimos días de vida, ayudándolo y queriéndolo, mientras el resto de sus hijos “desaparecieron como ratas”. De la ‘reaparición’ de Adela Montes de Oca confía en que sirva para que “se resuelvan y se encuentren por fin los 5.000 millones de euros que según la abogada de Adela, mis cuñados esconden en todo el mundo”.

Solo él se ha puesto en contacto con la joven y asegura a este medio que el camino que ha tomado Montes de Oca no le gusta: “Nunca lo entenderé. Ha generado mucho daño y dolor a la viuda, Teresa Rivero, y a sus hijos. Teresa no se merece este sufrimiento y humillación, ¿nadie piensa en ella? Acaba de perder a su marido y a su hija Socorro y tiene a otros dos hijos en la cárcel”. De ella, de Teresa Rivero, Adela es contundente y la señala como la culpable de que su padre haya fallecido sin haber hablado con ella: “Que Dios la perdone. ¿Cómo le sentaría a ella si no la hubieran dejado ver a su padre?”.

Comentar

Últimas noticias