MALOS TIEMPOS

El cantante Luis Miguel, en busca y captura por la justicia de Los Ángeles

Luis Miguel
El cantante Luis Miguel en imagen de archivo / Gtres

Los problemas judiciales del cantante Luis Miguel parecen no llegar a su fin. Todo lo contrario, suman y siguen. En los últimos años su nombre ha protagonizado titulares en la prensa a causa de sus deudas millonarias. Ahora, la justicia de Los Ángeles ha terminado por decretar una orden de búsqueda y captura.

A finales de marzo el cantante recibió el ultimátum definitivo: como no prestara declaración el pasado lunes ante la audiencia por el caso de su exrepresentante, su arresto sería un hecho. Llegó el lunes y ‘El Sol de México’ hizo oídos sordos a las advertencias. La justicia ejecutó su amenaza. Las fuerzas del orden se pusieron al acecho para capturar a Luis Miguel.

Luis Miguel
La estrella latina en imagen de archivo / Gtres

Su último quebradero judicial viene de la persona que fue su mano derecha. En 2015 el mexicano cometió algunos errores que hoy le pesan en forma de demandas millonarias. Canceló varios conciertos e incumplió contratos. William Brockhaus, el que fue su fiel máganer y amigo, se enfrentó al divo latino y le reclamó una deuda de más de un millón de dólares.

La buena relación del cantante con Michelle Salom -su gran amiga de la infancia- facilitó que Luis Miguel conociera a Brockhaus, su marido. En 2011 representante y representado decidieron fundar WB Music Management, una empresa para gestionar los compromisos musicales del mexicano. Su relación se mermó seriamente en 2014, cuando William, harto, hizo público que el divo no le pagaba sus honorarios estipulados por contrato.

Luis Miguel
El cantante en uno de sus últimos conciertos / Gtres

Tras dos años después de batallas legales, el 27 de enero, una juez de Estados Unidos decretó que, con objeto de saldar sus deudas, se le debía embargar al cantante su coche Rolls Royce. Sin embargo, justo la semana pasada Luis Miguel sorprendió conduciendo dicho vehículo por las calles más exclusivas de la capital. Tras esta provocación, la justicia movió ficha. La orden de detención parece la guinda de una acumulación de problemas legales para un cantante que, desde hace dos años, aparcó la música para protagonizar escándalos. 

Su enfrentamiento con William Brockhaus no es el único. El cantante ha tenido problemas con su propia discográfica, con la que mantiene un proceso en el que se le reclaman casi 4 millones de dólares. Por su parte, el cantante Alejandro Fernández está indignado tras haberle prometido Luis Miguel una exitosa gira que nunca existió y para la que el divo exigió el pago por anticipado. Tras cancelarla nunca devolvió el dinero.

 

Temas

Últimas noticias